Desorientación PRO. ADN

El partido del Presidente no encuentra el rumbo interno y complica la construcción de Cambiemos en Río Negro. Los plazos que se autoimpuso para elegir autoridades podría quedar extemporánea si finalmente el gobierno provincial adelanta las elecciones al 7 de abril. La falta de autoridad y determinación política impulsó a la Casa Rosada a potenciar un acuerdo con Juntos y el Peronismo Federal.

La puja entre el sector que lidera el diputado Sergio Wisky con el del intendente de Cipolletti Aníbal Tortoriello, no encuentra salida. Por eso, surgió una moción para que ninguno presida el PRO. Pero esa definición tiene consecuencias, como el acuerdo del cipoleño con el gobernador Alberto Weretilneck de “no agresión” en 2019.

Como en Nación, aquí también hay halcones y palomas. Quienes se encolumnan con Monzó y Frigerio hacen un culto de la “rosca”, los marcopeñistas van por el lado de la “gestión” y el republicanismo.

Eso quedó patentado esta semana, cuando Lilita Carrió recibió a la nueva cúpula de la CC-ARI encabezada por Jorge Ocampos y Bautista Mendioroz. El ex vice radical, al otro día, fue a buscar la bendición del Jefe de Gabinete en la Casa Rosada. ¿Será candidato a diputado nacional?

El wiskysmo potencia la alianza con los lilitos pero desconfía del radicalismo. ¿Podrá quedar la UCR fuera de la alianza? Los liderados por Darío Berardi han expresado críticas al gobierno nacional y, ante la falta de definición de sus socios, impulsa a la diputada Lorena Matzen a la gobernación.

Los planes que circulan en el macrismo hoy son dos, pero con el mismo objetivo: el frente anti Soria. Ahora falta definir la estrategia. No pocos creen que hay que reeditar la elección del 2007 donde Miguel Saiz venció a Miguel Pichetto. Así, Cambiemos podría formar una colectora de Juntos (como el PPR con el radicalismo) y buscar “meter” varios legisladores provinciales. Sería una manera elegante de construcción sin tener que competir por los espacios en un Juntos ensanchado.

Otros creen que con los acuerdos del oficialismo con los intendentes alcanza. Sostener los territorios e intentar sumar más. Y competir a nivel provincial para evitar que el Frente para la Victoria tenga la confirmación del eslogan: Weretilneck es Macri. Pero, según las encuestas, Cambienos y Juntos comparten electorado, con lo que una lista macrista podría quitarle votos al gobierno.

 A la Casa Rosada solo le interesan los diputados y senadores, por eso prefiere un acuerdo con Weretilneck para frenar el ascenso de Soria. Imagina que ese frente tendrá un componente del PJ, el Federal.

Pero el PRO aún no definió quiénes serán sus autoridades. Ahora, los sectores en pugna proponen a Roberta Scavo y a Sergio Capozzi. La titular del ENACOM en Río Negro es del sector de Wisky y hace unas semanas se reunió con Marcos Peña, encuentro que tuvo una foto que ahora cobra sentido. El barilochense reporta en la carpa de Tortoriello y Juan Martín.

El partido del presidente intentará utilizar el verano para acomodarse y finalizar su normalización. Pero esta semana volvió a surgir con fuerza la idea de un llamado a elecciones el 7 de abril, con lo que el decreto debe firmarse a principios de enero, con 90 días de antelación.