Plan “Diciembre en paz”

El Gobierno expande su blindaje social para contener la conflictividad de cara al mes más caliente del año. Distintos sectores reclaman también los $5.000

El Gobierno quiere un diciembre en paz. Y en pos de lograrlo comenzó a articular, en el marco de la crisis económica, una serie de medidas para contrarrestar cualquier tipo de manifestación en contra. El objetivo es claro: consolidar un blindaje social que disminuya la conflictividad a un nivel mínimo.

Con ese norte, negoció un bono de $5.000 con la CGT y el empresariado para cubrir las demandas del sector privado, que plasmó en un decreto, publicado este martes. Y este viernes confirmó que extendió el beneficio de esa suma a los estatales, a quienes también otorgó un aumento del 10%.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, no anduvo con rodeos: dijo que el bono fue “para bajar la conflictividad laboral que se venía”.

“Acá hay claramente un año en el que el salario perdió contra la inflación, y hay que decirlo con todas las letras, sin lugar a dudas. En consecuencia, en todos los ámbitos laborales había discusiones acerca de cómo se podía disminuir esa pérdida del poder adquisitivo”, dijo el funcionario. Por eso, calificó que los $5.000 fueron “una solución”.

Ahora la incógnita es si el Poder Ejecutivo ampliará su estrategia de contención y otorgará una suma fija similar a los titulares de 11 millones de jubilacionaes y beneficiarios de planes sociales, quienes sufrieron una brusca baja del poder adquisitivo.

Una de las dependencias a cargo de las negociaciones es el Ministerio de Desarrollo Social que conduce Carolina Stanley. Desde esta cartera están en plenas tratativas con los movimientos sociales, que ya advirtieron que de no lograr una suma de dinero que compense la escalada inflacionaria multplicarán sus protestas.

Las organizaciones reclaman un bono y un aumento de emergencia para los beneficiarios de 4 millones de planes de asistencia social, junto con un refuerzo alimentario para los comedores. El objetivo es compensar la pérdida del valor de las asignaciones, que aumentaron un 25% en el año.

“Queremos para fin de año un esquema de aguinaldo que nos permita obtener una suerte de sueldo extra de $5.500 en diciembre”, dijo a iProfesional Daniel Menendez referente de Barrios de Pie.

En lo que hace a los jubilados, el defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, solicitó por escrito al Gobierno una suma de $5.160 en tres cuotas sucesivas de $1.720, a pagarse en diciembre, enero y febrero. La idea es que no sea por única vez, sino que se incorpore al haber, de modo que sirva como base de cálculo para el incremento de marzo, fijado por la Ley de Movilidad.

La iniciativa cuenta con el respaldo del triunviro de la CGT, Héctor Daer, con quien Semino acordó impulsar en tándem sus reclamos.

De hecho, uno de los principales reclamos de la CGT al FMI, con el que mantuvo una reunión este jueves, fue justamente atender la situación de los jubilados.

Según los cálculos del defensor de la Tercera Edad, los adultos mayores perderán este año cerca de 20 puntos porcentuales en su capacidad de compra.

Esto se debe a que la jubilación mínima en diciembre será de $9.300 (un 28% anual), una cifra por debajo de la canasta básica del jubilado medida por la defensoría, que llegará ese mismo mes a $23.500.

Bono a estatales: confirmado

El Ministerio de Hacienda anunció este viernes que se adelantará el pago del medio aguinaldo y del bono de fin de año de $5.000 para los empleados públicos nacionales.

La decisión la comunicó la cartera que conduce Nicolás Dujovne.

Según informó la cartera de Hacienda, la medida será para todo el personal de la Administración Central, Organismos Descentralizados y Empresas Públicas del Estado Nacional.

Y estableció el siguiente cronograma de pago:

-Administración Central y Agentes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad: miércoles 12/12

-Organismos Descentralizados: jueves 13/12

-Empresas Públicas: viernes 14/12

Los estatales están alcanzados por el bono 2018, luego de que la Casa Rosada llegara a un acuerdo con el gremio Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) para otorgar una suma extra de $5.000 remunerativo que se pagará en diciembre en una sola cuota, más un incremento de la paritaria del sector del 10% en dos tramos: enero y febrero.

Se trata de la cuarta suma fija que se incorpora al salario de los trabajadores estatales.

La decisión del Gobierno tiene un doble objetivo. Por un lado, traer un poco de “paz social” en el sector público e impulsar el alicaído consumo y, por el otro, dra una señal a distintos sectores privados que se resisten a pagar el plus de $5.000 en dos cuotas dispuesto por el presidente Mauricio Macri para compensar la pérdida del poder adquisitivo de los asalariados.

El jueves el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dejó en manos del Congreso Nacional la posibilidad de eximir del pago de Ganancias al bono salarial anunciado esta semana. Recordó que “todos los temas en materia tributaria tienen que ser tratados en el Congreso”.

Además, el jefe de la cartera de Producción y Trabajo se mostró alineado con su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, en cuanto a la solidez del Gobierno para sostener un programa de correcciones sin debilitar la continuidad institucional.

Promoción del Provincia

En el marco de esta batería de medidas en pos de un blindaje social, el Banco Provincia de Buenos Aires anunció que continuará en noviembre con la promoción del 50% de descuento en supermercados, que será los próximos miércoles 21 y 28.

Según informó en un comunicado, el beneficio permite ahorros de hasta 1.500 pesos mensuales y desde julio, casi 1 millón de personas participaron de la promoción.

El programa de descuentos del 50% en supermercados para clientes del Banco Provincia seguirá vigente en noviembre: el beneficio será los próximos miércoles 21 y 28 en las 1.785 las sucursales adheridas en toda la provincia y la ciudad de Buenos Aires.

Participarán las cadenas Carrefour; Día; La Anónima; Coto; Toledo – Extra; Grupo Cencosud (Jumbo, Disco y Vea); Walmart- Changomás; Cooperativa Obrera; Unicoop; Josimar; Autoservicio La Amistad; Supermercado Tuti (9 de Julio); El Nene y Mucoop Capitán Sarmiento.

Según los datos que arrojaron las cuatro jornadas anteriores, el ticket promedio de las transacciones fue de 2.411 pesos, con un 70% de las operaciones realizadas a través de tarjeta de débito y el 30% restantes con crédito.

La promoción abarca las compras con tarjetas de crédito y débito emitidas por la entidad en alimentos, productos frescos, bebidas no alcohólicas, artículos de limpieza y todos los productos de Precios Cuidados de dichos segmentos.

Los partidos del primer cordón del conurbano bonaerense como Morón y Avellaneda fueron donde se registraron la mayor cantidad de operaciones, seguidos por Mar del Plata, Bahía Blanca, la Ciudad de Buenos Aires y La Plata.

El de alimentos fue uno de los rubros que, según el Indec, más sufrió la inflación en el año. Sin ir más lejos, por afuera de los regulados, fue el que más acumuló, con un 43,7% en 10 meses. El pasado octubre, por caso, se ubicó en 5,9%, un 0,5% por encima del promedio general del mes.

CGT con FMI

Estas decisiones políticas coinciden con el encuentro que el jueves mantuvo la CGT con el FMI.

Allí, la central obrera advirtió a la misión del FMI sobre la “situación social dramática” que vive al país y le pidió al organismo permitir la utilización del crédito stand by para aumentar la ayuda a través de programas sociales.

La misión del organismo que encabeza el economista italiano Roberto Caldarelli se reunió con los dirigentes sindicales en la sede del gremio de la UOCRA, con una delegación de sindicalistas que encabezó el triunviro Jorge Acuña, mientras que Héctor Daer no participó por encontrarse en el exterior.

Voceros de la central obrera señalaron: “Le transmitimos el panorama totalmente negativo y dramático que tiene la CGT sobre la situación social, y le expresamos que vemos un futuro no muy prometedor”.

Las fuentes consultadas por NA señalaron que el encuentro, el segundo que se realiza este año, a pedido de los funcionarios del FMI, indicaron fue bueno y cordial, y que la CGT también pidió “aliviar la situación de los jubilados, uno de los sectores más castigados”.

En el encuentro participaron también los secretarios generales Gerardo Martínez (UOCRA), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Jorge Salinas (UOM).

Según trascendió de fuentes sindicales, los funcionarios del FMI se limitaron a escuchar los argumentos de los sindicalistas y solamente les comunicaron que para el organismo la reactivación “recién podría llegar en el segundo trimestre del año próximo”.

Los técnicos le aclararon a los sindicalistas que esa recuperación “va a depender del contexto económico mundial y la situación política interna del país, que podría afectar el aumento de la actividad”, de acuerdo con las fuentes consultadas.

El acuerdo entre el gobierno y el FMI establece que se destinarán al gasto social hasta 13.500 millones de pesos para este año y 0,2% del PIB para los próximos años.

Para la CGT esa cifra debería ser para jubilaciones y sectores sociales como medida de contención para el fin de año.

Como en el encuentro de hace tres meses, los dirigentes de la CGT volvieron a reiterar su reclamo de que no se avance sobre la legislación laboral, con intentos de flexibilización de las normas vigentes.

Publicado por iProfessional