Caso Cayuleo: un policía con antecedentes violentos

(ADN).- El policía que asesinó a su vecina en Roca, había sido condenado en el año 2010 a una pena de 2 años y 6 meses de prisión en suspenso, por haber disparado contra un menor de edad. El dato surgió ayer durante la audiencia de control de acusación donde el fiscal Luciano Garrido solicitó que se formulen cargos por asesinato.

Garrido no avanzó en la figura de femicidio, a pesar que Basilio Huenumilla -al momento de ser apresado- vociferaba: “maté a la bruja”, otorgando poderes sobrenaturales a su vecina que, según el agente policial, influía sobre su familia. Está en debate si Evangelina Cayuleo no fue asesinada por su condición de mujer.

Custodiado por sus propios camaradas, el policía ingresó esposado a la sala de audiencia junto a sus abogados, Diego Broggini y Juan Huenumilla, donde lo esperaba la jueza de garantías María Gadano.

El fiscal Garrido relató los hechos que involucran al uniformado, quien el martes cerca de las 21:40 salió de su domicilio y tras efectuar seis disparos en la vía pública ingresó a la casa de Cayuleo y disparó en cinco oportunidades, dos de esos proyectiles dieron en la humanidad de la mujer quien murió por diversas lesiones prácticamente en el acto.

Garrido dijo que más allá de la presunción de inocencia que le cabe al acusado, le imputaba los delitos de homicidio calificado por su condición de policía y por la utilización del arma de fuego y que -en caso de ser condenado- podría caberle una condena de prisión perpetua.

En la audiencia también le pidió a la jueza que se le dicte la prisión preventiva por el término de tres meses al entender que existía un riesgo de fuga, que podría entorpecer la investigación ya que es vecino de la víctima y de los testigos.

Por su parte el defensor Diego Broggini sostuvo que su cliente tiene la presunción de inocencia por lo que pidió que se lo deje en libertad hasta tanto se sustancie el proceso, entre otros argumentos. Dijo que tiene una familia constituida y remarcó que su cliente no tiene ninguna intención de escapar sino de afrontar el proceso en su contra.

Tras una pausa, la jueza Gadano dispuso que el policía siga detenido por un plazo de tres meses y puso -entre otros argumentos – el peligro concreto de que Huenumilla interfiera en la investigación teniendo en cuenta que es vecino de la víctima y también de los testigos.

Condena previa
El dato relevante que puso Garrido sobre la mesa es que Huenumilla había sido condenado en 2010 por un hecho similar ocurrido en 2005. Sostuvo que tenía una condena de 2 años y 6 meses de prisión en suspenso que le impuso la Cámara Primera del Crimen por un hecho que también involucró la utilización de una arma de fuego contra un menor.

Consultado por la agencia ANR, el propio representante del Ministerio Público aclaró que la pena ya había sido cumplida y también la restricción para portar el arma de fuego.

(Foto: ANR)