2019. “El peronismo va a llegar junto”, aseguró Iud

(ADN).- El legislador Javier Iud vaticinó que el PJ rionegrino llegará junto y en una misma expresión política a la elección de 2019. Así, uno de los referentes del pichetismo barrió la posibilidad de bifurcaciones en el camino. La referencia es al momento que está pasando el partido a nivel nacional y el blindaje que se quiere hacer en la provincia para evitar rupturas. De todos modos, envió un mensaje a Roca. La unidad dependerá de la conducción del partido, dijo.

Esas declaraciones fueron parte de una extensa entrevista que el ex intendente de San Antonio Oeste brindó a DiarioParlamentario, donde valoró el rol de Pichetto en el senado y la política.

–¿Existe un Modelo Pichetto de parlamentario gestor ante un gobierno?
-Miguel Pichetto fue el mejor senador de la historia de Río Negro. Podría enumerar cada logro conseguido, pero por el que lo van a recordar por los próximos 50 años es la Universidad Nacional de Río Negro. El tipo que posibilitó que miles de rionegrinos puedan acceder por primera vez a la universidad es Miguel Angel Pichetto.

-¿Por qué con ese logro, entre otros, no fue gobernador?
-La suerte no lo acompañó. Los rionegrinos no se sintieron seducidos en ese momento y se sintieron atraídos por una presencia de marketing muy fuerte. Nos ganaron con una canción, entre otras cosas, una canción muy pegadiza que hasta nosotros cantábamos. Alberto (Weretilneck) y Pedro (Pesatti) sonrientes en una camioneta y comiendo tortas fritas en la línea sur, a la gente la cautivó. Miguel es un hombre serio, muy formal.

-Hablando de Pichetto, ¿Qué relación se debe tener desde la oposición con los Ejecutivos de otro signo político?
-Desde el Legislativo se trata de acercarles a los intendentes respuestas del Ejecutivo provincial, pero vienen todos a Viedma, así que los intendentes también mantienen una obligada relación que es saludable. Uno no puede mantener una relación dificultosa o problemática con otra administración, sea un municipio vecino, la provincia o la nación y eso no me convierte ni en aliado, ni en cómplice.

–A Martín Soria parece que no le va tan mal teniendo una relación pésima con los gobiernos provincial y nacional.
-No todos somos Roca. Siendo intendente de San Antonio, iba a Buenos Aires o Viedma implicaba ir con una tarjeta, un video y armado de paciencia para que alguien te atendiera alguna vez. Es distinto ser intendente de una ciudad grande que una pequeña. Y también tenemos que reconocer que no todos somos Soria, con sus créditos. Y eso a Martín lo ha favorecido mucho. Ha tenido virtudes y suerte de ser intendente de una de las ciudades más poderosas. El paso para ser gobernador es más sencillo que para otros dirigentes.

–Aún sin entrar en el complejo escenario nacional, ¿En Río Negro la unidad del peronismo está garantizada?
-Unidad es un concepto de homogeneidad que entre las personas no existe, pero el peronismo va a llegar junto, y con una sola expresión. El desafío de la conducción del partido y del resto dependerá de la buena relación que se pueda mantener. Dependerá de las actitudes de todas las partes porque hay agotamientos prematuros.

–¿De qué habla?
-En 2016 parecía que había Alberto Weretilneck para rato. Ganó en 2015 por el 53 por ciento de los votos, se quedó con la mayoría legislativa, el peronismo perdió la mayor parte de sus intendencias. Pero los errores lo han llevado a que hoy su propia dirigencia piense en una cosa agarrada de los pelos que es la de ver cómo Alberto sigue siendo gobernador. El poder es muy cruel. Yo en 2012 les dije a mis compañeros que en 2015 no iría por un nuevo período como intendente y lo que pasó fue que hubo un relajo hacia mi autoridad.

-Cada día un poco menos de poder.
-Es así. La pérdida de autoridad es tremenda y es lo que le está pasando al gobierno actual, por eso surgen algunas ideas de intentar seguir o inventar un balottage.

–En los últimos días se produjo la intervención al PJ nacional. ¿Cómo va a impactar la intervención y la balcanización del partido hacia adentro de Río Negro?
-Hay que apuntar a que no se contravengan los intereses que tenemos como partido provincial. No entiendo los motivos de la intervención. Hay fenómenos políticos. En 2017 se vació el PJ. Cristina fue candidata por Unidad Ciudadana. El peronismo quedó muy lesionado. No justifico la intervención, pero hay una realidad que no se puede negar: en 2017 algunos dirigentes tuvieron una actitud de desprecio con el peronismo.