Weretilneck entregó ascensos en el Servicio Penitenciario

En un acto realizado en Cipolletti, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, entregó las nuevas jerarquías al personal subalterno, recientemente ascendido del Servicio Penitenciario Provincial.

Tras la lectura de las normas de recategorización del personal del régimen de la ley 5185 y la disposición de la Dirección General del Servicio Penitenciario Provincial, que autoriza el uso de la jerarquía, el mandatario provincial destacó que “hoy es un día muy importante tanto para la institución como para ustedes que son quienes la conforman. El Estado provincial está conformado por instituciones, y son estas quienes lo representan y sintetizan su concreto accionar”.

“No estamos hablando de un área abocada a la prevención, sino de una institución que tiene a su cargo el cuidado, el control y la protección; porque en ustedes descansa la tranquilidad de la población a partir del respeto de la Constitución y las leyes”, dijo Weretilneck y agregó que “esto se debe al crecimiento de la institución basado en el respeto a las reglamentaciones internas y a las leyes constitucionales que hacen posible el normal control de los más de 900 detenidos en la provincia”.

Ademáa, el Gobernador adjudicó los avances de la institución a la inversión en obras, entre las que destacó la construcción de dos nuevos pabellones en Viedma y la reconstrucción del pabellón del Penal de General Roca, que se suman a obras menores efectuadas en mencionado inmueble y en el edificio de San Carlos de Bariloche.

Ratificó el acompañamiento a la institución y adelantó que el próximo año se procederá a la construcción del pabellón de Máxima Seguridad en Cipolletti y que en el Presupuesto 2018 está contemplada la construcción del pabellón de mujeres.

“Este acto tiene que ver con el objetivo de hacer visible el trabajo de jerarquización del Servicio Penitenciario Provincial”, indicó el gobernador, a la vez que destacó los cambios en el régimen laboral en jerarquías y salarios, situación que calificó como “una de las primeras concreciones positivas”.