“La educación secundaria no se puede modificar a cualquier costo”, dice UnTER

En un comunicado el sindicato de docentes rionegrino, consignó que “las comunidades educativas de las escuelas secundarias de Río Negro, están en riesgo. El gobierno de Río Negro definió exponer el presente y futuro de 70.000 estudiantes, al fracaso educativo y laboral, solamente para cumplir con los mandatos de las estadísticas de los organismos multinacionales de crédito y aplicar un ajuste brutal acorde a lo exigido por el gobierno nacional, que dejará sin trabajo a cientos de docentes”.

Agrega UnTER que “entendemos urge modificar la Educación secundaria, pero no a cualquier costo y mucho menos avalando una reforma que se impone unilateralmente. No negociamos, ni el destino de nuestros estudiantes ni las fuentes laborales”.

En el rechado a la implementación de la Escuela Secundaria de Río Negro, el gremio docente argumenta que
no se conoce el presupuesto real para su puesta en marcha; no se cuenta con Diseño Curricular; no se definió participativamente el régimen académico para determinar la asistencia escolar, la evaluación, promoción, acreditación de estudiantes y las reglas claras; se impusieron incumbencias de títulos docentes sin contemplar las distintas necesidades educativas y laborales; no se realizaron espacios presenciales de formación docente para una verdadera reforma y todas las imposiciones de cambio sólo son obligatorias para las instituciones públicas, mientras que las escuelas privadas pueden continuar con su estructura, emitir los mismos títulos y decidir contenidos curriculares.

También UnTER denuncia “el irregular funcionamiento del Cuerpo Colegiado en el CPE”, como así “la emisión de resoluciones firmadas por un solo representante gubernamental, la modificación de normativa de manera unilateral, el cambio de condiciones laborales y derechos adquiridos, entre otros puntos se constituye en una violación a las leyes vigentes, de manera tan grave que avasalla lo dictaminado en la Constitución Nacional y los tratados internacionales de Derechos Humanos”.