UnTER denunció falencias edilicias, salubridad e higiene

La conducción de UnTER denunció falencias y deficiencias en edificios escolares de Río Negro y confeccionó un cuadro de situación de cada una de estas situaciones al ministerio de Educación con el propósito de que se puedan solucionar en el receso invernal que comienza hoy.

Patricia Cetera, Secretaria General  del gremio, informó que “en cada una de las instancias en que tuvimos oportunidad de encontrarnos en el Ministerio planteamos que los establecimientos tienen innumerables deficiencias en cuanto a lo edilicio y por lo tanto, en cuanto a la funcionalidad.

También el subsecretario de Asuntos Institucionales, de Educación, Gabriel Belloso, fue impuesto de la “situación crítica por problemas de electricidad, calefacción, residuos cloacales”.

Claudia Asencio, Secretaria de Salud en la Escuela, ratificó que los problemas “los venimos adelantando en cada informe que realizamos, producto del trabajo de campo de compañeros y compañeras que diariamente recorren la provincia, cada uno en sus respectivas zonas y ven la realidad que pasa dentro de los establecimientos educativos. Con cada informe detallado que entregamos exponemos la situación y exigimos condiciones de seguridad principalmente, de salubridad y de higiene necesarios para realizar la tarea educativa en condiciones dignas”.

El equipo de salud del gremio, a medida que suma documentación, fue elaborando un cuadro de factores de riesgo que incluyen peligro eléctrico, pérdida de gas, fallas estructurales, entre otros. Se puntualizó que en este primer semestre se han perdido innumerables días de clase, por estos problemas que fueron denunciados de manera permanente, con pedido de  intervención y solución

Se informó que en la  Zona Andina,  de 45 escuelas relevadas: 6 no presentan mayores dificultades y 11 están rumbo a colapsar y  28 presentan estado crítico en relación a gas, agua, limpieza de tanques que no fue realizada, medidas que desde el departamento de salud se exigió  que se lleven adelante a principio de año.

Se denunció que en esta zona, con  temperaturas bajo cero, sobre todo en época invernal,  el  80% de las escuelas de Bariloche no tiene los planos habilitados de gas, el 60% no tienen los de electricidad y hay escuelas en las que no se ha realizado el mantenimiento de calefactores para afrontar el clima.

Se destacó en este tema la  solidaridad con la comunidad educativa de la Escuela 331 de Río Chico Abajo, que resiste el cierre de la institución.

En cuanto a los establecimientos comprendidos entre  Comallo a Sierra Colorada,  ante la situación que presentan los edificios, se  una denuncia penal en Fiscalía de Investigaciones “donde expusimos la cantidad de días de clases perdidos por las falencias edilicias que van, en algunos establecimientos, de dos a más de veinte”, señaló UnTER.

En la misma denuncia  se expuso que en cuatro escuelas de la coordinación se trasladan a estudiantes en vehículos de las comisiones de fomento. “Estas camionetas transportan leña, combustible, al mismo tiempo que llevan alumnos tanto para el ingreso como para el egreso en las escuelas hogares”.  También incluyeron en la denuncia, documentación donde consta las falencias edilicias y de gas, que también sumaron días de clase perdidos.

También se informó que se han perdido de dos a diez días de clase, por falta de suministro de gas en Maquinchao, en el CEM 57, en escuelas de zona urbana y rural de Ramos Mexía, la ESRN Nº 28, Jardín Nº 110 y en n la zona rural en la escuelas de Comicó, Prananiyeu y de Aguada de Guerra.

En la  Zona Atlántica y Valle Inferior, se denunció que  “el deterioro  de los edificios es visible. Reclamamos desde el 2010 con techos rotos, agua en los tableros eléctricos, problemas de gas.  La Escuela 263 de Viedma, estuvo dos meses sin clases y con la fuerza de la comunidad se logró que antes del receso invernal tuviera el reinicio de clases”.

Otras de las instituciones muy complicada es la Escuela Rural 108 “Colonia Luisa” de Conesa y la Escuela Especial de Sierra Grande..

Existen deterioros en las Residencias y Escuelas Hogares: aberturas de chapa deterioradas por el estado de humedad generalizado, el machimbre que recubre las paredes en algunas zonas muestra el deterioro en el reboque.  En un 80% de las escuelas, a simple vista,  se pueden observar aberturas rotas.

Hay escuelas con filtración de agua en tableros eléctricos, situación grave que se denuncia permanentemente. Los talleres de escuelas técnicas y laborales no tienen ventilación correspondiente, el personal docente no cuenta con elementos de seguridad”.

En la  Zona Alto Valle Este, se afirmó que  “la espera en los arreglos hace que las comunidades educativas tengan que llegar a la justicia” y se presentaron “amparos por transporte, por serios problemas edilicios. Desde el Departamento de Salud de la zona, junto con las Seccionales se ha requerido la intervención a la Secretaría de Trabajo para que haga inspecciones. Estamos hablando de alumnos, docentes, porteros en riesgo eléctrico, estructural como en la  Escuela 317”.

En esa  zona  “el mantenimiento, salvo en Roca, se realiza a través de los municipios, pero  con partidas precarias. Cuando son problemáticas graves tienen que realizarse por obra delegada a través de las coordinaciones, y si no hay presión de la comunidad educativa esto no se logra.  No hay gente idónea en los municipios para realizar arreglos en las escuelas, no hay gasistas matriculados, ni electricistas”.

Hay escuelas de la zona que han perdido, 18, 19 días de clases, por problemas de calefacción y eléctricos. (…)Solicitamos que se hagan los arreglos. Hay obras que se han iniciado en receso de verano y hay escuelas que a seis meses del inicio del ciclo lectivo no han terminado las ampliaciones o refacciones”, denunció UnTER