Un debate que no se puede soslayar

(ADN) .- Previsible. Llegó el debate político dentro de Cambiemos y la relación entre sus socios. Esperado al finalizar las elecciones provinciales.

La punta de lanza que demanda reanalizar la vigencia de la alianza macrista es el radicalismo. Empujado por la resolución de la Convención de enero en Maquinchao, que dejó en libertad de acción para las elecciones municipales para diseñar su propia estrategia local, se alientan jugadas independientistas. En resumidas cuentas, ante el descontento interno que genera el gobierno nacional, y el distanciamiento con dirigentes del PRO y la CC-ARI, no pocos radicales piensan en ir solos.

La situación actual de Cambiemos pone también al descubierto una situación insoslayable. La alianza es de superestructura y está formada por un reducido grupo de “capitanes” de los tres partidos que apoyan a Macri. Por abajo, esto pone presión en la base radical.

Las elecciones municipales pondrán en juego el poder territorial de la Alianza Cambiemos, sobre todo a la UCR y el PRO, que suman poco más de media docena de intendencias y de mayor volumen provincial que la CC-ARI. Son claves las elecciones en las ciudades de mayor índice demográfico.

En Viedma la idea de concurrir por fuera de Cambiemos ya está en debate, pero también es la ciudad donde más presión ejerce el Comité Central. La comuna de la capital provincial está en manos radical y difícilmente puede mantener este bastión. El domingo pasado JSRN cosechó más de 18000 votos, mientras que Cambiemos logró poco más de 2700 sufragios. El PRO y el ARI no pesan.

De esta manera en el radicalismo sostienen que ante la pobreza electoral de sus socios (salvo Cipolletti) la carga se deposita en las espaldas de la UCR, situación que requiere reveer acuerdos y candidatos municipales.

Cipolletti

Un caso especial constituye Cipolletti. JSRN sumó en esa ciudad más de 29000 sufragios y Cambiemos apenas superó los 3000 votos, situación similar a los resultados de Bariloche.

Habrá que desgranar estos guarismo y pensar en que términos se dará la pelea con Aníbal Tortoriello, que va por la reelección.

la llave la tiene JSRN. En círculos cercanos a la Casa de Gobierno se sostiene que no hubo ningún acuerdo entre Weretilneck y Tortoriello y que Juntos irá a las elecciones con candidato propio. Incluso comenzará este fin de semana un relevamiento para conocer la opinión del electorado. De esta manera quedaría desmentida la versión que indicaba el compromiso del gobierno con Tortoriello, de no presentar candidato.

En Juntos ya se mencionan nombres, que serán ahora testeados en encuestas. De una lista de dirigentes locales surgen los nombres de Claudio Di Tella, titular del IPROSS y Rodrigo Buteler, Secretario de Medios de la provincia. Dos cipoleños que representan uno, como integrante de la vieja guardia que acompaña a Weretilneck desde hace años, y el otro como representante de las nuevas generaciones incorporadas a la política de la mano del gobernador.