Mensaje a UPCN: la división perjudica a los trabajadores

(ADN).- El líder de ATE, Rodolfo Aguiar, lanzó un mensaje de unidad sindical para 2019. Valoró los logros del gremio que conduce, pero advirtió que “si ambas organizaciones mantienen diferencias, los perjudicados no son los dirigentes, sino los trabajadores”. Sus palabras podrían modificar el escenario del año próximo, un tiempo netamente electoral.

Por ahora, en el Gobierno no hacen lecturas del mensaje de Aguiar. Pero la unificación de criterio con la UPCN de Juan Carlos Scalesi, un opositor a la gestión Weretilneck, no pasará desapercibido en la Casa de Gobierno. Incluso, no se descarta que se trate en la reunión de gabinete que se desarrollará desde este mediodía.

“El balance de este 2018 para los estatales es altamente positivo. A diferencia de lo que ocurrió en el resto del país, aquí no hubo despidos, con mucha lucha le pusimos fin a las becas y logramos que se vote una nueva ley de la Función Pública que democratizó el Estado rionegrino para siempre”, sintetizó Aguiar.

Y agregó: “fue en este año también que obtuvimos numerosas conquistas, como una actualización del 122% en las asignaciones familiares, el incremento de otros adicionales, el pago por primera vez de un bono de fin de año a todos y un aumento salarial que rija ya con los haberes de enero”.

En rigor, y más allá de las conquistas que ATE festeja, la figura de Aguiar fue central en el crecimiento del gremio que hasta poco era intrascendente en el escenario sindical. Tanto, que a fuerza de lucha en las calles y rutas y una acertada estrategia comunicacional, sumó afiliados en toda la provincia y logró meterse en la Función Pública.

El accionar del mandamás, que fue muy criticado e incluso el gobierno promovió causas por intento de homicidio a policías por el conflicto en la Legislatura cuando se trató el endeudamiento del Plan Castello, puso al gremio en un sitio destacado en la mesa de negociación salarial, y logró -desde lo individual- crecer en la estructura nacional, al punto que podría ser en 2019 el número dos de ATE.

Pero la experiencia le indica a Aguiar que ahora debe buscar la unidad. Dejará la jefatura del gremio y se volcará a la política activa. Pero sabe que el ascenso de ATE produjo resquemores con sus socios de las CTA e irá en busca de la refundación de la relación -especialmente- con UnTER y SITRAJUR.

Sin embargo, el máximo desafío es una tregua con Scalesi: “Son muchos los desafíos para el próximo año, pero sin dudas uno de ellos es el de mejorar nuestro vínculo con UPCN. Si ambas organizaciones mantienen diferencias, los perjudicados no son los dirigentes, sino los trabajadores”, concluyó Aguiar.