Trabajadores de farmacias adhieren al paro de mañana

(ADN).- José Ramírez, secretario general de la Asociación de Trabajadores de Farmacia de Río Negro, pidió a los propietarios de farmacias adherir al paro nacional de mañana y cerrar las puertas de los establecimientos que no estén de turno y dejen al personal en libertad de acción “porque las medidas que está implementando el gobierno perjudican tanto a asalariados como a las pymes”.

“Aclaramos que esta medida es una clara lucha para el bien común, por lo tanto les pedimos encarecidamente no tomar represalias contra ningún trabajador que adhiera al paro general si la farmacia decide mantener las puertas abiertas”, señaló el gremio en la nota dirigida al Colegio Farmacéutico de Río Negro.

El titular de la Asociación de Trabajadores de Farmacia, indicó que “el gobierno lleva más de dos años y ninguna de las medidas que ha tomado favoreció en algún punto a la clase trabajadora ni a la ciudadanía en general, se han beneficiado las grandes empresas, y hoy hemos llegado a una situación en la que está en riesgo el fondo de sustentabilidad del Anses, la caja de los jubilados, para que en el futuro podamos jubilarnos, y eso es muy lamentable”. Agregó que los que más resultan perjudicados son los asalariados, los medicamentos siguen aumentando, no hay un control, el aumento de las tarifas de servicios públicos también se refleja en los alimentos, en los medicamentos y lo único que está controlado es el salario de los trabajadores.

Sobre la situación salarial del sector, dijo que el acuerdo paritario alcanzado ha quedado desfasado con respecto a la inflación y explicó que en la paritaria se acordó un 19% de aumento anual, comenzando con un 12% en mayo y en diciembre se completaba el 7% restanta y además se pactaron complementos en junio y diciembre para compenzar las cifras no remunerativas que no computan para el sueldo anual complementario.

José Ramírez señaló que “la Superintendencia de Obras Sociales está controlando permanentemente que las obras sociales cubran las prestaciones básicas obligatorias, pero los aranceles médicos nadie los controla y el porcentaje que aportan los trabajadores y las empresas no alcanza para brindar un servicio digno, esto pasa en todas las obras sociales, habría que sentarse a ver qué solución se puede dar, porque así como a las prepagas se las autoriza a aumentar el valor, habría que encontrar la manera de que las obras sociales puedan seguir cumpliendo su función, los salarios están en baja, los aportes están en baja, aumentan los aranceles médicos y los medicamentos, así que las obras sociales están en caída libre”.