Contención para evitar la deserción y la repitencia

(ADN).- Maestras de Cipolletti impulsan un proyecto para evitar la deserción escolar y la repitencia. La idea es evitar que los alumnos que pasan de séptimo grado a primer año sientan el quiebre entre niveles. Y pretenden extender el programa al resto de la provincia.

Teresa Rodríguez y Mónica Juan son maestras de primaria hace varias décadas. Ellas impulsan este proyecto que se basa en la contención. “Lo que intentamos hacer es que los alumnos no se sientan solos, que sepan que están acompañados y guiarlos en este proceso que es empezar la secundaria”, resumió Rodríguez.

La idea nació hace tres años como un proyecto de articulación de niveles que cuenta con el aval de los supervisores del área, explicaron las docentes en una nota que publicó el diario La Mañana de Cipolletti. Para lograr la misión, ambas docentes están convencidas de que tanto maestros como profesores deben estrechar lazos, crear vínculos y entablar una comunicación fluida con los estudiantes para así brindarles contención en una etapa que puede ser crítica para ellos.

El pase de la escuela primaria al nivel medio no sólo implica convertirse en adolescentes y ser, a fin de cuentas, un poco más adultos, sino también más responsabilidades y una mayor presión. El aumento en la cantidad de materias, la extensión de los horarios de clases y el descenso de la atención de los docentes hacia los alumnos son algunos de los factores que influyen a la hora de acostumbrarse a un cambio que para muchos es muy difícil de atravesar.

También se suman los problemas familiares que cada chico pueda acarrear y que afectan su desempeño, tanto dentro como fuera del aula.

“Ha sido un año muy fructífero, por eso decidimos dar a conocer este proyecto, para que más personas se sumen. Lo que intentamos hacer es que los alumnos no se sientan solos, que sepan que están acompañados y guiarlos en este proceso que es empezar la secundaria. Estamos atendiendo las problemáticas y derivando a diversos organismos de los cuales recibimos colaboración”, explicó Teresa.

El trabajo de las maestras comenzó en la escuela donde ejercen la profesión, pero con el tiempo se fueron extendiendo a colegios y organizan visitas para los alumnos con el fin de introducirlos en el mundo que les espera en el corto plazo. Además, ya cuentan con el apoyo de un gran número de profesores que dieron el visto bueno para llevar adelante el plan. “El sueño más grande es llegar a todas las instituciones de la provincia”, aseguran las seños.

“Necesitamos que entre todos hagamos un cambio para que la educación sea cada día mejor. El trabajo en equipo es lo más importante, es necesario generar un nexo”, concluyó la docente con emoción.