Aumento en las facturas de luz

El Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), hizo saber ante el creciente costo en la facturación de las distribuidoras, que el aumento en la facturación se debe a la aplicación plena de la Resolución 20 del Ministerio de Energía y Minería de Nación.

El presidente del EPRE, Néstor Pérez,  señaló que “ha sido muy fuerte el impacto del incremento nacional aplicado en el costo de abastecimiento, un segmento donde la Provincia no interviene a la hora de fijar su valor”.

Se informó que desde la Provincia se ha trasladado el reclamo ante Nación por las problemáticas generadas tras esta modificación de los precios, que son comunes a todas las jurisdicciones, y que ha impactado en las PYMES y en las empresas electrointensivas.

Si bien la respuesta inicial fue que se adoptarían medidas correctivas de carácter general para algunos casos, desde la Secretaría de Energía se llevaron problemáticas sectoriales propias de nuestra geografía que aún no tienen un abordaje superador.

Explicó el titular del EPRE que “para darse una idea, en el sector residencial vemos variaciones superiores al 50% si comparamos enero y mayo de este año solamente. Y un porcentaje similar tuvieron los comercios. Donde tal vez fue menor, aunque también significativo es en los grandes consumos, donde la suba de las facturas más recientes fue del 34% si la contrastamos con lo que se pagó al comienzo del año”.

Señaló que “entendemos que por estas horas muchos usuarios están recibiendo sus facturas con aumentos considerables porque la Resolución nacional que estableció el nuevo costo fue desdoblada para aplicarse en dos tramos. Es ahora cuando los usuarios están siendo notificados de la aplicación plena del aumento y por eso notamos un crecimiento de las consultas que entendimos necesario salir a explicar”.

El funcionario mencionó que “el EPRE solamente interviene en lo que corresponde a los reconocimientos por distribución. En el caso del denominado costo de abastecimiento, es el segmento que cubre el pago por la energía, potencia y transporte que las distribuidoras le compran en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). Eso pasa directamente a las facturaciones y ha tenido un incremento en los últimos dos años de un 500%. Lo que también tuvo su correlato en los impuestos, que se calculan en función de la base imponible de los consumos y que es el tercer componente de las boletas que llegan a nuestras casas o comercios”, refirió.