Plata en mano…Sin cuotas para viajar

En los últimos años los argentinos se acostumbraron a pagar los pasajes de avión y los paquetes turísticos en cómodas cuotas sin interés, al punto de considerar el pago en efectivo o en una sola cuota en algo impensado, relegado a una minoría fundamentalista anticuotas. Aquellos planes de 6,12, 18 y hasta 24 cuotas se acaban.

Los bancos allá por el 2009/2010 descubrieron en el mercado de los viajes un nuevo nicho para fidelizar clientes y lo explotaron al máximo. Comenzaron los acuerdos estratégicos con agencias y aerolíneas y los rimbombantes beneficios de las cuotas sin interés. A diferencia de otros segmentos, como indumentaria y supermercados, que ofrecieron descuentos, en turismo reinaron las pagos diferidos. Los viajeros se adaptaron a elegir las agencias según el banco con el que suscribieron acuerdos y dan la posibilidad de más meses para pagar.

Pero el arsenal de cuotas sin interés con el que bombardearon a los clientes, desde hace unos meses entró en franco retroceso y en la actualidad la oferta, en el mejor de los casos, es de pocas cuotas sin interés y en acuerdos exclusivos con aerolíneas y agencias, señala hoy un informe publicado por La Nación, que anuncia el fin de las cuotas también en viajes al exterior.

Sólo quedan algunos acuerdos de más cuotas para comprar en agencias puntuales que tienen convenios superexclusivos con un banco y en pasajes en Aerolíneas Argentinas y Latam, que se vencen a fin de mes y que se están renegociando con sumo hermetismo.

Cuando desde hace unos años las renovaciones de los acuerdos eran prácticamente automáticas, con algunas promociones puntuales más tentadoras, pero con un modelo de muchas cuotas fijas de manera estable.
Click Aqui

En Aerolíneas Argentinas informaron que están en proceso de renovación y analizando algunos detalles inherentes a las cuotas y en Latam confían en que seguiría el acuerdo con los bancos en términos similares a los de ahora.

La mayoría de los bancos consultados, por su parte, prefirió evitar responder sobre el tema.

El nuevo escenario ahora sigue siendo en cuotas, sí, pero con un costo financiero. Antes el CFT era siempre en letras grandes y seguido de un gran 0 % en cuanta publicidad, folleto o Web se mirase. En la mayoría de los casos, ahora el costo financiero por el pago en cuotas ronda el 25 por ciento.

Porque está claro que la financiación es ciento por ciento asumida por los bancos como un beneficio para sus clientes y no por las agencias de viaje y las aerolíneas. Por eso marcan más presencia en los acuerdos que mantienen las cuotas fijas.

Los cambios, que empezaron a fines del 2016, se profundizaron con la nueva ley para la transparencia en las compras impulsada por el Secretaría de Comercio que se hizo efectiva en enero y que obliga a expresar el precio de contado o una cuota y la tarifa final con la financiación. Y las cuotas sin interés, se pasaron a llamar cuotas fijas. Se paga todo los meses lo mismo, pero la suma final lógicamente da más que si se hiciera en un pago.

Las compras en efectivo o en un pago tampoco sufrieron descuentos, como estaba previsto.

“Hoy la nueva regulación obliga a dejar de llamar sin interés acuerdos que tienen un costo financiero, aunque sea mínimo. En muchos casos para el cliente no se modificó nada, sólo el nombre y otros tienen costo financiero muy bajo, del 4 o 5 por ciento”, explica Guido Glikin Country Manager de Despegar.com.