“Claudia tenía miedo de Bernardi”, denunció su madre

(ADN).- Viviana Victorica denunció amenazas a su hija, quien es la principal testigo del juicio contra el ex juez Juan Bernardi y Julio Antueque por corrupción de menores. Es madre de Claudia Tarruella, una de las jovenes que denunciaron -siendo menores de edad- haber tenido relaciones sexuales con adultos mayores. “Tenía miedo de Bernardi”.

Si bien desvinculó a su hija de una relación con el ex magistrado, ratificó que Bernardi habría mantenido relaciones con otras amigas de Claudia, coincidente con otros testimonios que se escucharon en este juicio oral y público.

Viviana dijo que su hija tenía problemas de adicción y se juntaba con un grupo de chicas que también tenían problemas de consumo. Contó que estuvo internada en el CAINA y que no sabía que se prostituía, y que se enteró cuando la citaron en la Justicia, después que Claudia declarò en Cámara Gessel.

Relató que su hija la denunció por pegarle luego de una discusión, lo que implicó la intervención de Acción Social. Esa relación conflictiva se debía -según la madre- a que Claudia llegaba a su casa drogada, a veces desvanecida. Ella negaba que se prostituia, pero que “cuanto estaba en shock, porque se porque se peleaba conmigo me decía que le daban plata”, dijo Viviana Victorica.

También declaró que Luciano, el novio de Claudia, le contaba que se prostituia y “que se acostaba con viejos” y señaló que él la seguía por todos lados, muchas veces la traía a casa desvanecida, pero que la sacó de las drogas y la prostitución.

Su pareja contó un episodio en el que “apedreó la camioneta de Bernardi una vez que la fueron a buscar con Antueque a Claudia”.

También dijo ante el Tribunal que cuando “empezó todo esto de la corrupción de menores, Claudia le dijo que tenía mucho miedo de Bernardi. Tenía miedo que Bernardi la mandara a matar” y comentó que le ofrecieron plata para que “se calle la boca”. “La vi muy asustada a mi hija y le ofrecían plata para que no reconozca a alguien en la rueda de reconocimiento”.

Indicó que sobre este tema avisó a un fiscal.

Viviana Victorica asumió que uno de sus hijos, Diego, fue condenado por homicidio por un Tribunal integrado por Bernardi, pero dijo que mientras el ex juez actuó de correccional en esa causa, le permitió salir a la Universidad a estudiar, pero cuando dejó esa función, le cancelaron ese beneficio.

Sin embargo, contó que Claudia le comentó que una de sus amigas sí mantenía una relación con Bernardi “porque tenía un hermano preso y decía que eso tendría beneficios”.

También relató que Fabian Peralta (que se suicidó al iniciarse esta causa) amenazaba a su hija para que tenga relaciones sexuales con él y se juntaba con el Chaca (Antueque), que trabajaba en una chacra.

Dijo que su hija le contó que “nos invita a escabiar y a joder” y que Luciano (el novio de Claudia) me dijo que el Chaca la paso a buscar con el juez en una camioneta y Luciano le rompió los vidrios a cascotazos, contó la madre de Claudia Tarruella.