El Gobierno acelera los tiempos para la reforma electoral: las cinco claves del proyecto

El secretario de Asuntos Políticos y Fortalecimiento Institucional, Adrián Pérez, fue el encargado de llevar adelante el debate y ahora su equipo esboza el texto definitivo para remitirlo al Congreso.

La Boleta Única Electrónica (BUE), el acortamiento del cronograma de votaciones y un nuevo organismo electoral, independiente del Poder Ejecutivo, son las aspiraciones de máxima que propone la ambiciosa reforma electoral que prometió Mauricio Macri en su campaña por la Presidencia.

Hay varios frentes abiertos por el Gobierno y, hoy por hoy, la prioridad es el acuerdo con los fondos buitre y la derogación de la Ley Cerrojo y de Pago Soberano, como el tratamiento del pliego de los jueces para la Corte Suprema de Justicia, pero tras estas cuestiones, la reforma electoral encabeza la lista de prioridades del macrismo.

El secretario de Asuntos Políticos y Fortalecimiento Institucional, Adrián Pérez, fue el encargado de llevar adelante el debate a fines de enero y ahora su equipo esboza el texto definitivo para remitirlo al Congreso “entre abril y mayo”, señaló el funcionario.

En ese sentido, Pérez sostuvo que la Argentina requiere de un “cambio cultural”. “Debemos pasar de un Estado oscurantista a uno transparente y abierto”, añadió y definió como “viejo”, “engorroso”, “poco transparente” y “caro” al actual sistema, tanto a nivel nacional como provincial.

Y remarcó que “el mundo” se encaminó desde hace tiempo hacia la “boleta única, ya sea en papel o electrónica”. Según Pérez, el gobierno impulsará la implementación del voto digital, el cual podría ser similar al actual “sistema porteño”, en el que los ciudadanos votan de modo electrónico pero imprimen la boleta.

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, junto a Pérez, el 21 de enero pusieron en marcha el debate inicial para la reforma electoral, para lo cual convocaron a los ministros y secretarios de Gobierno de todos los distritos del país.

El paquete de medidas que se discutió desde entonces encontró muchas resistencias, además de dificultades técnicas y logísticas, sin embargo, el borrador está a punto de tomar forma de texto definitivo para ser remitido al Parlamento.

Los cambios propuestos al sistema electoral:
1- La Boleta Única Electrónica (BUE) es uno de los objetivos a lograr en todo el país, con vigencia en la ciudad de Buenos Aires y en Salta, y en el curso de la última campaña electoral fue motivo de intenso debate sobre la transparencia y la velocidad informativa en el resultado de los comicios.

2- El Gobierno también quiere promover un cronograma electoral ordenado, ya que hay provincias que tienen desdoblado el calendario por Constitución. En ese sentido, vale destacar que esto es asi porque convocar a comicios es una atribución de los poderes ejecutivos provinciales, con lo cual se tendría que llegar a un alto grado de concenso político con la provincias.

3- La conformación de un órgano electoral autónomo es uno de los tres ejes más importantes para la reforma electoral impulsada por el Gobierno. Esto podría ser a partir de una “modificación” de la autoridad de aplicación de los procesos electorales o de la creación de un órgano autárquico que organice los comicios.

4- En la discusión previa además se avanzó en un punto que generó grandes resistencias y que quizá no pase la instancia del debate en comisiones, esto es la limitación en las reelecciones en todos los cargos, incluidos los legislativos.

5- La eliminación de las listas colectoras y las listas espejo también son puntos importantes del proyecto y, por último, la reglamentación del debate presidencial, en el que los candidatos, por ley, no podrán faltar al evento.