Sierra Grande. Rechazo a que la consulta sea vinculante

(ADN).- “Estamos seguros que de ninguna manera puede ser vinculante”. De esta manera, el presidente del bloque de concejales del Frente para la Victoria, Marcos Boiochi, se refirió a la consulta popular que impulsa el intendente Nélson Iribarren para que la ciudadanía se exprese sobre la instalación de la central nuclear en Sierra Grande.

Boiochi adelantó -en diálogo con Frecuencia VyP- que tal cual lo hicieron el viernes, hoy tampoco bajarán al recinto para tratar la iniciativa. Y rechazó de plano la iniciativa que llegó al Consejo con pedido de “tratamiento urgente” y remarcó que “el proyecto es el mismo, las condiciones son las mismas, así que la respuesta será idéntica”.

El edil consideró que “nos están condicionando para realizar esta consulta popular forzada” y señaló que dando tratamiento a la iniciativa “estaríamos incurriendo en una ilegalidad” y refirió a la ordenanza municipal que en 1996 declaró a Sierra Grande como municipio no nuclear y a la Ley provincial 5227 sancionada el pasado 1º de septimebre en la Legislatura de Río Negro que prohibió expresamente la inslatación de reactores nucleares de protencia en el territorio provincial.

“Estamos seguros que de ninguna manera puede ser vinculante. Hay una cuestión de legalidad de fondo y a nuestro entender la política no puede sobrepasar eso. No se pueden pasar por encima ni leyes locales, ni leyes provinciales”, enfatizó el dirigente serrano.

“No es resorte del intendente y de este concejo modificar una ley que tiene alcance provincial”, consideró y resaltó que si el intendente quiere insistir con esta idea tendrá que “trabajar en otros ámbitos como la Legislatura y con los operadores políticos del macrismo”.

“Nos está usando para darle legalidad y sustento institucional a una cuestión que está prohibida” interpretó y sostuvo que “le van a preguntar a la población sobre un hecho ilícito expresamente prohibido”, dando por hecho que el jefe comunal, tal como adelantó, avanzará en la convocatoria a la consulta por decreto de necesidad y urgencia.

Respecto a la postura de la población, Boiochi reconoció que “a la comunidad la han tensionado” con este tema y que “se ha creado una grieta”, entre los vecinos que están a favor y en contra del proyecto nuclear argenchino.