Impusan cambios en la ley laboral rionegrina

(ADN).- El subsecretario de Políticas, Empleo y Formación de la Nación, Conrado Reinke, estuvo esta semana recorriendo Río Negro. Se interiorizó en la problemática frutícola, en el conflicto minero de Sierra Grande, y acompañó al ministro Alberto Diomedi a la mesa de la pesca que se armó en San Antonio. Bajó una idea global: modificar las leyes laborales.

En diálogo con ADN planteó que el marco legal rionegrino no aporta, sino que complejiza la realidad de las economías regionales. Marcó como prioridades avanzar en el debate de los costos laborales, la modernización de las cooperativas, la tecnificación de la industria y los incentivos impositivos municipales para atraer inversiones.

Reinke aseguró que “hay una nueva dinámica en el mundo del trabajo” y que “hay que repensar” el sistema en Argentina. “Ya no existen prácticamente los modelos de 8 horas laborales con descanso”, un modelo surgido fabril, surgido en Europa en la revolución industrial. El funcionario agrega que “hoy la tenconología nos obliga a estar conectados y se puede seguir produciendo fuera de los horarios establecidos”.

Este debate pretende ser introducido en Argentina. Reinke plantea que la modernización debe imperar para mejorar las economías regionales. Y apunta contra la coperativas: “Deben dejar de ser un fraude laboral”. Y asegura que en otos puntos del mundo, discímiles en ideologías, se aplican sistemas cooperativos de asociación donde los productores forman consorcios para adquirir maquinarias, insumos y recursos, para aplicarlos en su sector y mejorar la productividad. Luego, dividen ganancias de acuerdo a establecmientos previos. Y ellos son quienes contratan personal.

“En el caso de la fruticutura, el problema es la competitividad” dice. Pone el ejemplo de Chile donde se pierde poca cantidad del total que se produce. Y apunta que ello es producto de la tecnología y la capacitación. “Acá, en el Alto Valle deberían comprar tijeras eléctricas e incorporar a las mujeres al trabajo en las chacras”, opina.

También apuntó a tener costos laborales bajos, para los productores y dueños de empresas no tengan gastos que pueden direccionar a otro sector del emprendimiento, como compra de teconología.

-¿Cómo se hace?, preguntó ADN.
-“Bajando los aportes. Hoy más del 50% del gasto salarial se va al esquema social: salud y jubilación. Si el ANSES y las obras sociales funcionaran bien, y el dinero que recaudan no se va a otros gastos del Estado, no hace falta que se ponga tanto dinero en eso”, respondió Reinke.

También criticó la idea que la cooperativas compitan -por ejemplo en la pesca- con empresas que tienen otro tipo de amrado legal y donde los costos laborales son superiores.

Es por eso que consideró que “en Río Negro la normativa legal no ayuda al desarrollo de las economías regionales” y dijo que le planteó al Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, trabajar para cambiar las leyes en Río Negro.

utilizó el caso del sector pesquero. Dijo que la competencia es dispar