Ex funcionario denunció “pacto político espurio” y que su familia recibió amenazas

[swfobj src=»http://adnrionegro.com.ar/wp-content/uploads/2012/06/Movie11.swf» width=»460/309″] Viedma (ADN).- El ex secretario de Obras Públicas,  Marcelo Catini, envió  hace un par de semanas una carta al vicepresidente del PJ, Martín Soria, donde le informa de la existencia de un “pacto político espurio” y que su familia recibió amenazas.  ADN accedió a la nota donde el ex funcionario relata que su expulsión “es el primer golpe contra un Ministerio estratégico”, y  donde revela que “irán por el propio ministro César Del Valle, si no logran que se sume al acuerdo, y luego por el Ministerio de Economía”.

Catini dice en su carta a Martín Soria,  con copia al ministro Del Valle: “con mucha pena dejo en sus manos para ser presentada ante el Partido Justicialista, mi renuncia al cargo de secretario de Obras Públicas, que me fuera otorgado por el único Gobernador legitimado en las urnas, Dr Carlos Soria, el compañero “Gringo”.

“No siento que deba enviar copia de mi renuncia al Gobernador por quien me jugué tomando toda la responsabilidad de hacer lo imposible para que el día 28 de febrero de este año los chicos de la Provincia pudieran acudir a clases, siempre dentro del marco de la Ley y asesorado por los abogados de mi Ministerio”, aclaró.

Recordó que fueron “el Gobernador (Weretilneck) y el propio Ministro de Educación (Mango) quienes me felicitaron el 28 de febrero en el acto de apertura del Ciclo lectivo 2012 realizado en Villa Regina por ser el “año en el que menos edificios escolares tuvieron sus puestas cerradas”, avalando así una decisión política que, lógicamente, no fue mía”.

“Hoy tengo que abandonar mi puesto de lucha dejando el lugar seguramente a gente extraña a nuestro partido, nombrada por quien no me representa y, peor aún, con el aval del propio presidente del Partido Justicialista. Todo esto en el marco de un pacto político espurio (al que paso a llamar “P-W”) del que se hablaba desde hacía tiempo y del que descreí en un principio”, describió.

“Pacto —continuó— de gente que se olvida que la última palabra será la de las urnas, de gente que nunca ganó por sí misma una elección a nivel provincial, gente que pisoteó las premisas y proyectos del “Gringo” Soria, real artífice de la victoria del 25 de septiembre, con el único fin de limitar al “sorismo” a su mínima expresión y posicionar al “pichettismo” y a los allegados al Gobernador”.

“No me engañan, no es contra el Ing. Marcelo Catani, es el primer golpe contra un Ministerio estratégico como es el de Obras Públicas. Irán por el propio ministro Del Valle si no logran que se sume al acuerdo y luego por el Ministerio de Economía. Y más tarde quien sabe”, aseguró.

Opinó que en su persona “se veían reflejadas las ilusiones de muchos militantes que ahora teníamos por fin la oportunidad de poner nuestras capacidades profesionales al servicio de una provincia que ha vivido largos años de frustración. Muchos compañeros seguirán esperando. Lamento decirles que las oficinas del Gobierno seguirán como hasta ahora, llena de afiliados radicales y ‘oportunistas’ amigos del poder”.

Describió  que “con el mismo formato, el Legítimo Abono, utilizado para las obras básicas para el inicio del Ciclo Lectivo y por el cual me denuncian penalmente, se pagarán avaladas y defendidas por el propio senador Pichetto las contrataciones realizadas para la fiesta del 25 de Mayo en Bariloche. Una verdadera e increíble contradicción”.

 

Espero que  “las influencias de los que operan en las sombras, no afecten mi futuro laboral y sobre todo, el de mi señora, ya que tengo dos hijos para sacar adelante y terminar de criar. Sin duda que esta carta no me abrirá muchas puertas en el área laboral, pero la escribo con el afán de que sirva para dar la discusión “puertas adentro” del Partido y del Gobierno antes de que sea demasiado tarde. Si esto no ocurre tendremos radicales y oportunistas del poder por muchos años más”.

“Hago directamente responsables de lo antedicho y de la seguridad mía y de mi familia, al Sr. Gobernador Alberto Weretilneck y al Sr. Senador Miguel Pichetto, dejando aclarado que hace unos treinta días mi familia sufrió amenazas telefónicas, de las cuales consta una denuncia realizada en los tribunales de General Roca y por la que fueron informados el Sr. Ministro de Gobierno, compañero Hugo Lastra, y el Sr. Jefe de Policía de la Provincia”, confirmó.

“Por suerte, puedo caminar con la frente alta y con la conciencia tranquila como me enseñaron mis padres y como les quiero enseñar a mis hijos”.

“Agradezco enormemente a la cantidad de amigos, familiares, allegados, compañeros militantes, intendentes y legisladores que se solidarizaron conmigo, pichettistas incluidos. Descuiden, por temor a que sufran represalias políticas no voy a dar a conocer sus nombres”.

“Mi gran decepción: la que me queda con los compañeros (?) Miguel Pichetto y Ariel Rivero, a quienes respeto por su trayectoria, pero no puedo avalar sus errores actuales”, finaliza la misiva (ADN).