“No es estratégico el lugar que ocupe, lo es que Juntos siga gobernando”

(ADN).- El vicegobernador Pedro Pesatti le quitó dramatismo a la composición de la fórmula del oficialismo y el espacio que ocupe en las listas. Por el contrario, planteó un idea de conjunto y destacó que “lo estratégico es que Juntos siga gobernando”. En esa línea, defendió la gestión de Alberto Weretilneck, lo diferenció de Macri, relativizó una alianza con Pichetto y criticó el estilo de Soria.

Pesatti volvió a desmarcarse del macrismo: “Jamás puedo estar de acuerdo en nada con Mauricio Macri” respondió cuando se le consultó sobre si él y el gobernador jugaban al policía bueno y el policía malo respecto del gobierno nacional.

“En 2015 llamamos a votar por (Daniel) Scioli” recordó, y subrayó que el candidato del Frente para la Victoria “sacó en Río Negro el 65% de los votos, contra el 42% de la media nacional”.

Es por ello que planteó: “entiendo la estrategia de la oposición, las encuestas le dan horrible a Macri por eso buscan asociarnos”, dijo hoy en diálogo con Frecuencia VyP, “pero nuestro gobierno se expresa a través de sus acciones y obras. Y no se puede emparentar nuestra gestión a la neoliberal de Macri”. Y afirmó: “Tenemos como principal bandera la justicia social”.

Y abundó: “Todas las provincias, salvo San Luis, tuvimos la necesidad de negociar con Nación. No podemos declararnos independientes del gobierno federal”.

Sin embargo, remarcó que “la provincia que menos ATNs (aportes del tesoro nacional) recibió en la Patagonia desde hace siete años fue Río Negro. Y es la que mayor autonomía financiera tiene”. Pero “conviene instalar mentiras, se habla por hablar”, se quejó.

Para contrarrestar el discurso del FPV, Pesatti aseveró que “Río Negro ha dado un salto de calidad importante” y eligió dos vectores para ejemplificar: empleo y obra pública:

-“Restituimos el pago de zona desfavorable, la antigüedad, el pago del aguinaldo en tiempo y forma (algo que no se hacía desde la dictadura) dimos estabilidad laboral”.

-“Tenemos en marcha un plan de obras (Castello) que no tiene registro en la historia de la provincia. La mayor parte del dinero está destinado a la construcción del Gasoducto de la Línea Sur, es la obra más importante porque lleva el desarrollo a una zona postergada. Tenemos que poner en plano de igualdad a la provincia, que tuvo siempre una inclinación hacia el valle. Queremos una provincia sin centro, donde todas las regiones conformen un todo”.

Más adelante habló de la relación del gobierno con el senador Miguel Pichetto: “tenemos una relación netamente institucional”. Valoró el rol que ocupó en estos año para la Provincia, aún la gestión de Miguel Saiz.

Se autodenominó “amigo” de Pichetto, pero aclaró que hace unos años que no hablan. Y evaluó que “hay calificaciones injustas” hacia el senador, a quien le atribuyó el empuje para la construcción de la Universidad de Río Negro.

De todos modos, indicó que será el sector político al que pertenece el Senador quien deba hacer una radiografía sobre sus conductas. Así corrió ese proceso del oficialismo.

-Se habla de una fórmula con alguien de Bariloche… cómo toma ese desplazamiento?, le consultaron.

“A mi no me corre ni desplaza nadie”.

-Bueno, pero si no está en la fórmula qué lugar ocupará?

“No es un tema que esté resulto ni que me consuma el tiempo. Me interesa que Juntos siga conduciendo los destinos de la provincia. Me tocó cumplir un rol que cumplí acabadamente. He podido desempeñar mi cargo con capacidad y con la cuota de pasión, ideas y sueños que implica la función pública. No es estratégico el lugar que ocupe, estratégico es que Juntos siga gobernando”.

Pesatti agregó: “a mi no me define la ambición, nunca me dejé gobernar por la ambición. Sí soy una persona que pongo toda mi voluntad para desempeñar el rol que me toca. Soy producto de las circunstancias y las circunstancias determinarán donde voy a estar. Nunca voy a tirar de ninguna cuerda, la principal función de un político es ser agente de unidad en la sociedad en la que le toca actuar”.

-En Juntos hay críticas a Soria y usted no se lo escucha en ese sentido.

“A mi no me interesa hablar mal de nadie, sino de lo que uno piensa, de lo que ha hecho y lo que va a hacer”, respondió. Sin embargo, arremetió: “No estoy de acuerdo con el estilo de Soria, que tiene una fuerte violencia verbal. Naturalizar esto es una irresponsabilidad porque la política no puede ser un campo de batalla, porque esa conducta después se convierte en violencia física”, advirtió.