Ocampos: fracking, daño ambiental y fruticultura

(ADN).- Jorge Ocampos (CC-ARI) recordó que “hace ya más de tres años planteábamos en la Legislatura normas que establecieran en el ámbito de los valles irrigados e irrigables de la provincia de Rio Negro, medidas de protección al medio ambiental, adicionales para con el sector de la exploración y explotación de hidrocarburos”, al expresar su preocupación por los derrames y fugas de hidrocarburos en la zona de chacras de Allen.

Destacó que “el avance de estas formas de extractivismo está degradando aceleradamente suelos y aguas del Alto Valle de río Negro. Lo único que logramos es profundizar la crisis de la actividad frutícola y destruir nuestros recursos naturales más preciados” y pidió acciones en tal sentido por parte del gobierno provincial porque -dijo-“en sistemas ambientales tan frágiles como nuestros valles y con los débiles o nulos mecanismos de control público sobre las actividades hidrocarburíferas, deben tomarse medidas excepcionales que limiten, restrinjan o directamente prohíban aquellas actividades cuyos impactos ambientales negativos son, lamentablemente, incontrolables”.

El legislador de la CC-ARI expresó además que en el parlamento “proponíamos la necesidad de prohibir el uso de la fractura hidráulica o fracking como técnica de exploración y explotación no convencional de hidrocarburos en los valles rionegrinos” y señaló que “estas iniciativas no fueron consideradas, es más, tanto las autoridades provinciales como las municipales afirmaban sistemáticamente que la convivencia armónica de la fruticultura y los hidrocarburos era posible”.