“Ahogamiento financiero”. CAPRESA rescinde el convenio con IPROSS

(ADN).- Capresa rescindió el convenio con el IPROSS y eso afectará la atención en clínicas y sanatorios de la Zona Atlántica. Es por el magro aumento que la obra social aumentó al sector (9%) en un esquema de inflación del 32,4% y el aumento del dólar que provocó una devaluación del 101,6%.

Además, el IPROSS adeuda a Capresa más de 27 millones de pesos entre cápitas y extra cápitas. En consecuencia, el mes que viene no se podrán pagar los sueldos de enfermeras, administrativos y personal del Sanotorio Austral, la Clínica Viedma y el Policlínico de San Antonio.

“No buscamos siquiera igualar la inflación, sólo un aumento que nos permita funcionar”, explicaron desde la entidad.

La conducción de Capresa elevó una nota el 25 de octubre al IPROSS (con carácter de urgente) exponiendo la imposibilidad de absorber el mecanismo de pago que proponía el presidente de la entidad, Claudio Di Tella, “en las condiciones de ahogo financiero” que se encuentra, y solicitando un entendimiento.

A la fecha, la obra social solo otorgó un 9% de aumento. “Nos es imposible afrontar el impacto de los 32,4% de inflación y los 101,6% de aumento del dólar en los costos sanatoriales, sumado esto a la deuda del ítem extracápita de 16.222.158 de pesos y la cápita del mes de septiembre de 11.539.601”, expresaron desde Capresa.

La deuda acumulada a hoy es de 27.761.759 pesos.

El IPROSS es el principal aportante al sistema, ya que en la Zona Atlántica 7 de cada 10 pacientes que atienden los sanatorios y clínicas pertenecen a la obra social.

Pero ante la falta de respuestas, la entidad anunció el fin del convenio.

“Queda suficientemente expuesto no sólo la magnitud de la crisis que transitamos, sino además, la irracionalidad del esfuerzo que Ud. mismo aduce en términos del supuesto acompañamiento a las clínicas y sanatorios de la zona atlántica, cuando explicamos y fundamentamos por qué los bonos no nos sirven en esta coyuntura y 13 días después insiste con el pedido de firma de un convenio de pago parcial de deuda en bonos, o peor aún, cuando ofrece un 6% adicional en noviembre y otro 6% en diciembre que vamos a cobrar en enero y febrero del 2019 respectivamente”, transmitió Capresa en una nota.

La misiva, dirigida a Di Tella, expresa: “Como le mencionáramos oportunamente, nuestra contrapropuesta ni siquiera intentaba equilibrar el precio de las prestaciones con la evolución de los costos, era una salida transitoria para poder pagar los sueldos el mes que viene. Por eso solicitábamos traer el 6% del último tramos del acuerdo del 15% de la pauta 2018 al pago de la cápita del mes de agosto, y los 6% de noviembre y diciembre propuesto por el IPROSS traerlos al pago de la cápita de septiembre y octubre respectivamente”.

“Es decir -agregaron-, nada fuera de las posibilidades del IPROSS considerando que la fuente de financiamiento de la Obra Social Provincial son los aportes de los afiliados y que como todos saben, ya percibieron el aumento del 15% y el primer tramos de los tres acordados para el último trimestre (sin dejar de observar que recientemente el gobierno anunció el adelanto de otro tramo para el día 20 del corriente)”.

Y concluyeron: “En suma, lamentamos esta situación que nos obligó a la recisión del convenio, pero estamos convencido de haber hecho nuestro máximo esfuerzo y aporte a esta difícil realidad económica que no es ajena a nadie pero que alertamos hasta el hartazgo durante todos estos meses transcurridos y, como era de esperar, finalmente excedió nuestras posibilidades colapsando las empresas”.