Carrió presentó el pedido de juicio político a Garavano

La tensión entre el PRO y la Coalición Cívica, o entre Mauricio Macri y Elisa Carrió, sigue en aumento. La diputada presentó el pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, y en su bloque ya hablan del “oficialismo” como algo ajeno a la alianza que integran.

Según hicieron trascender desde el bloque de Carrió, el pedido de juicio político será fundamentado en el presunto “mal desempeño” del ministro de Justicia, aunque evitarán incluir como causal sus dichos sobre las prisiones preventivas de los ex presidentes, lo que hizo enojar a Lilita.

En cambio, los hechos mencionados son su presunta decisión de ordenar que no se acuse a los ex fiscales Mullen y Barbaccia en el juicio por el encubrimiento del ataque a la AMIA; su presunta intervención en la manipulación de concursos de los jueces -un tema que destapó el peronismo-; y la contratación como asesora de la ex procuradora sciolista María del Carmen Falbo.

Aunque se sabe que el juicio político de Garavano no tiene chances de avanzar ya que no será respaldado por el PRO, la UCR y tampoco por el kirchnerismo -como reveló LPO-, en la Coalición Cívica ratificaron que insistirán para mostrar sus “diferencias” con el “oficialismo”, según señaló la diputada nacional Marcela Campagnoli.

Lo impactante de esta interna no es ya la presentación del juicio político contra Garavano (una jugada casi habitual de Carrió) sino el tono de las declaraciones de dirigentes tan cercanos a la líder de la Coalición Cívica que ya se refieren al “oficialismo” como algo ajeno al partido de Lilita.

“No nos preocupa lo que piense el oficialismo” sobre el juicio político, aseguró Campagnoli en declaraciones al programa kirchnerista El Destape, lo que también es sugestivo. “Garavano no puede seguir siendo ministro. No nos importa que el oficialismo no acompañe, nosotros no vamos a hacer un silencio cómplice”, agregó la diputada.

Campagnoli también le respondió a su compañero de interbloque, el macrista Pablo Tonelli, que consideró una “exageración” la presentación contra Garavano. “También consideraban una exageración cuando Carrió decía que los Kirchner se habían robado 15 mil millones de dólares”, disparó. “Estamos acostumbrados a trabajar solos. Tampoco nos acompañó nadie en las denuncias contra los Kirchner que presentamos en 2004”, agregó desempolvando una vieja acusación que Carrió le hacía a Macri cuando no eran socios.

Las declaraciones de Campagnoli -de extrema confianza de Carrió- aumentan una tensión que el Gobierno esperaba que se calmara el fin de semana durante la participación de Lilita en la mesa de Mirtha Legrand. Pero lejos de plantear una tregua la diputada volvió a atacar a Garavano, lo tildó de “burócrata obsecuente” y confirmó el pedido de juicio político. “A mi no me votó la gente para callar estas cosas. Garavano no existe, nunca fue ministro, la Justicia la maneja Daniel Angelici y los pepines”, lanzó.

Esto además viene a alimentar las especulaciones respecto a que el caso Garavano es la excusa elegida por Carrió para romper una alianza que ya no le resulta atractiva. Por eso, en la mesa de la diva, lanzó un ultimátum al afirmar que Macri tiene apenas seis meses para hacer lo que ella le ordena y en caso contrario habrá “ruptura”. Además, se encargó de remarcar que María Eugenia Vidal “es lo mejor que le pudo pasar a la Argentina”, justo cuando la gobernadora empieza a desmarcarse.

(Fuente: La Política On Line)