Urtubey se “despega” del PJ para llegar al Ballotage

No hablar del peronismo y apuntar a los desencantados de Cambiemos es la estrategia de Juan Manuel Urtubey en su carrera presidencial. La ideó Antonio Solá, el consultor catalán que en julio se anotó el triunfo de Andrés López Obrador en México y ya conoce el país porque supo colaborar con Francisco De Narváez y Sergio Massa.

Metódico, Solá incorporó varios conceptos que el salteño respeta a raja tabla: la gente ya no cree en partidos políticos y cada punto que pierde Macri puede capitalizarlo.

Con esos preceptos, el salteño se niega a sumarse a los actos de Miguel Pichetto y su bajada a la provincia fue con una tímida presentación en Junín, lejos del populoso conurbano bonaerense.

“La dirigencia que no quiere estar con Cristina terminará con él y el voto K recién hará falta en un ballotage”, interpretó ante LPO una fuente cercana al gobernador.

No lo acompañan muchos dirigentes pero si muchas ONGs y fundaciones financiadas en el exterior y cada vez más defraudadas por la falta de rumbo del Gobierno.

Fueron las que promovieron sus visitas con presidentes de la región, un costado internacional que no exhibió otro presidenciable y Urtubey seguirá explorando en estos meses.

Su único roce con la política tradicional fue en una reunión con el Movimiento de Acción Sindical Argentino, una línea disidente al triunvirato de conducción pero también a Hugo Moyano.

En el Gobierno tomaron nota del riesgo de las relaciones carnales con Urtubey, a quien muchos llegan a contar cómo propio. Una encuesta de Julio Aurelio marco que ese vínculo podría erosionar el voto duro de Cambiemos y terminar de desarmar a Macri.

El gobernador sabe cómo persuadirlos: su hermano Rodolfo funciona como un senador aliado de Cambiemos pero el diputado Pablo Kosiner, jefe del bloque Argentina Federal, se junta con la oposición y obliga a Macri a modificar leyes o rever decretos. Urtubey no interviene ni le da mayores explicaciones a Rogelio Frigerio, con quien habla a diario. Todavía no parecen rivales.

(Fuente: La Política On Line)