“Yo tampoco quiero hablar con Soria. Es el representante K”

(ADN).- El gobernador Alberto Weretilneck salió a responderle al presidente del PJ, Martín Soria. Lo hizo a través de su cuenta de Twitter. Detrás del mandatario, apareció el bloque de Juntos emitiendo un comunicado respaldando los dichos del cipoleño.

“Yo tampoco quiero hablar con Martín Soria, representante en la Provincia del kirchnerismo, de los cuadernos y de los bolsos de la corrupción con el dinero de los argentinos”, tuiteó. La respuesta es porque el intendente de Roca aseguró que el bloque patagónico que se está armando puede incluir a todos, menos al gobernador y el presidente Mauricio Macri.

En bloque del oficialismo, emitió un documento con el título: “Na vale la pena hablar con simuladores”:
“Nada puede sumar quien odia, y menos quien mira para otro lado en una actitud cómplice ante el abuso del poder y la falta de honestidad. No suman los mentirosos, los que simulan preocuparse por los débiles, como Martin Soria, que cuando la provincia era castigada se escondía. Una vez, el Gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner, en 2015, dejó sin Coparticipación a Río Negro con la clara decisión de someternos a un ahogo financiero, y ahí estaba Soria aplaudiendo ese castigo. Todo porque el Gobernador Alberto Weretilneck acompañó a los productores frutícolas en su reclamo. Y ahora, descaradamente, arma eventos para estar con los desprotegidos. Hay que estar todos los días, no en campaña.

Lo cierto es que, poco tenemos que hablar con quien traiciona sus propios principios. Fue Juntos Somos Río Negro, quien guiado por el principio de la Justicia Social, buscó una solución a la falta de red de gas en la región sur. Una iniciativa boicoteada por los que hacen de la defensa de los pobres un negocio, no una vocación política. En Juntos, no usamos a los pobres, por eso nada tenemos que hablar con quienes sí lo hacen.

Tampoco vamos a dejar pasar nunca el triste y desgraciado pronunciamiento de quienes recomendaron, a los empleados del Invap, “dedicarse a otra cosa”, siguiendo una orden política de quien privilegia las encuesta por sobre los intereses de la provincia.

Entonces, no tiene sentido hablar con personas que, esclavas de su ego y su soberbia, han condenado a 231 familias de Roca postergar el sueño de la casa propia. Personas humildes, trabajadoras, relegadas por el afán de fortalecer una imagen. Sólo los simuladores abandonan a los suyos con tal de continuar con su relato.

En Juntos no trabajamos por una imagen, trabajamos por los miles de rostros de personas que se esfuerzan por sacar a nuestra provincia adelante. Estamos lejos de los que perdieron la razón por los bolsos, el lujo, el poder desmedido y el engaño.

Que se quede tranquilo el precandidato, que con simuladores, nosotros tampoco queremos hablar”.