Se subejecutará más del 40% del Presupuesto 2018

Dujovne ya avisó que los gastos asignados para 2018 “que no fueron hasta ahora ejecutados por los ministros quedan bloqueados y anulados”. Esto significa que, según datos oficiales transcurrido el 67% del año, el Gobierno sólo usará el 57% de lo que votó el Congreso. La escandalosa subejecución en salud reproductiva, jardines de infantes y asistencia a primera infancia, entre otros.

(Por Marcelo Rielo*).- A pesar de que las espadas más filosas de Cambiemos se encargaron de desmentir una y otra vez que el nuevo endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no significaría ningún tipo de recorte gravoso en lo votado por el Congreso y que, además, menos aún implicaría ajustar en sectores vulnerables y sensibles, el presidente Mauricio Macri decidió que, para cumplir con las exigencias del organismo que gerencia Christine Lagarde, subejecutará más del 40% del Presupuesto 2018, medida que impactará fuerte en casos como salud reproductiva, jardines de infantes y asistencia a primera infancia, entre otros.

El periodista Marcelo Bonelli reveló en Clarín que el mandatario “habla varias veces al día con (Luis) Caputo y está comprometido con la drástica rebaja del gasto público” como producto del revalidado apoyo del Fondo al haber aceptado el pedido de aumentar el tope de reservas para gastar en frenar al dólar y contener la bomba de las LEBAC.

Por eso, Nicolás Dujovne, el poderoso titular de Hacienda y coordinador del equipo económico, ya le avisó al Gabinete entero que “los gastos -del 2018- que no fueron hasta ahora ejecutados por los ministros, quedan bloqueados y anulados” y que, ante las quejas, se trata de “una decisión que no tiene marcha atrás”. Es decir, todo lo subejecutado hasta hoy mismo no será ejecutado nunca.

Según datos oficiales del Ministerio de Hacienda actualizados al 8 de este mes, el Presupuesto 2018 que votó el Congreso (incluido el “vigente”) es $2.962.796,32 millones de los cuales solamente fueron devengados $1.634.866,38 millones. Es decir que, si se frenó y no se usará lo que los ministros no ejecutaron hasta el momento, el Gobierno subejecutará el 43% de lo acordado en la ley de leyes.

Si bien se debería excluir de este cálculo el pago de salarios, dado que lo devengado hasta el momento en “gastos de personal” es el 55% de lo presupuestado mientras actualmente se alcanza el 67% de los 12 meses del año en curso y, es presumible que el Gobierno pagará todos los salarios de empleados de la administración nacional, se trata de fuerte recorte extra en todos los programas del Estado que los Ministerios no ejecutaron hasta hoy y que se hace para cumplir con lo pactado con el FMI. También serían excluidos del cálculo las transferencias pactadas a provincias.

No obstante la gravedad que significaría el freno a la ejecución general de los recursos que los ministros no realizaron hasta hoy en sus programas públicos, la subejecución será más escandalosa al terminar el año en el caso específico de ciertas áreas cuyas funciones implican recortes a sectores vulnerables, sensibles o de elevada trascendencia para el desarrollo.

A sólo días del rechazo del Senado al proyecto de ley de legalización del aborto y de que, como mensaje compensatorio, el Presidente sostuviera la necesidad de apuntalar la “planificación familiar” y la prevención, la ejecución presupuestaria en salud reproductiva es de sólo 26,17%.

Es decir que, en este caso Adolfo Rubinstein desde la cartera de Salud, subejecutará casi un 75% del programa de Desarrollo de la Salud Sexual y la Procreación Responsable. Siguiendo en el mismo área, por ejemplo no se usará casi un 90% de lo destinado a la Cobertura Universal de Salud-Medicamentos ni un 70% de lo pautado para el plan de Lucha contra el Sida y Enfermedad de Transmisión Sexual e Infecto Contagiosas.

En el caso de la cartera de Desarrollo que encabeza Carolina Stanley, habrá un duro impacto en la ayuda a niños pequeños. Es que, hasta el momento, sólo se ejecutó un 3,42% del Apoyo al Plan Nacional de Primera Infancia y un 25,79% del programa de Promoción y Asistencia a Espacios de Primera Infancia.

Aún peor es el caso de un sector de la educación que, al menos en discursos, parece ser importante para Macri. Es que mientras el Presidente prometió en campaña “construir los 3 mil jardines de infantes que faltan”, esto no sólo no pasó sino que tampoco pasará en 2018.

Desde 2017, la construcción de jardines pasó del Ministerio del Interior a la cartera de Educación y Deportes de la Nación, que encabeza Alejandro Finocchiaro. Si la orden de Dujovne se cumple, la subejecución en el Programa de Fortalecimiento Edilicio de Jardines de Infante será del 80% este año, mientras que la de Infraestructura y Equipamiento otro 80%.

Tampoco son promisorios los números para ciertos sectores de Ciencia y Tecnología, bajo el mando de Lino Barañao. Allí, del programa de Formación de Recursos Humanos, por ejemplo, sólo se devengó hasta hoy un 56%, mientras que en Promoción, Investigación, Financiamiento, Innovación y Divulgación en Ciencia y Tecnología se usó un 52%.

En el caso de Ambiente, desde donde Sergio Bergman había pedido “rezar” para prevenir los incendios forestales, los números que habrá en subejecución a fin de año será terminales si el adelanto de Clarín es cierto: más del 80% en Política Ambiental, Cambio Climático y Desarrollo Sustentable; casi 75% en Coordinación de Políticas Ambientales; 62% en Sustentabilidad Ambiental; 65% en el caso de Control Ambiental; 50% en Conservación y Administración de Áreas Naturales Protegidas; y un crudo 90% de lo destinado a Infraestructura en Áreas Naturales Protegidas tampoco se usará.

No obstante, y a dos días de la llegada al país de la primera comisión controladora que el FMI enviará al país para monitorear el cumplimiento de lo acordado en el préstamo stand-by, el Gobierno amplió hoy el Presupuesto en unos $9.000 millones para tomar más deuda.

La decisión fue dispuesta a través de una Decisión Administrativa publicada este viernes en el Boletín Oficial, con las firmas de Marcos Peña y Nicolás Dujovne. Son 9.683 millones de pesos el Presupuesto Nacional de este año, de los cuales cerca de una tercera parte se destinarán al pago de intereses de la deuda pública.

*Política Argentina