El Senado rechazó la legalización del IVE

(ADN).- El Senado rechazó el proyecto para legalizar la interrupción legal del embarazo. La votación registró 38 votos en contra, 31 a favor y dos abstenciones. Era la iniciativa que ya tenía media sanción de Diputados. Ahora, no podrá tratarse ninguna propuesta igual por el plazo de un año.

La sesión, que duró unas 16 horas, fue seguida por una multitud en las adyacencias del Congreso por militantes de las dos posturas.

Quedarán para el futuro inmediato proyectos alternativos como la despenalización, o una consulta popular.

Uno de los argumentos más escuchados para rechazar la iniciativa fue que la vida se computa desde la concepción, además aseguraron que la ley sería inconstitucional, y que no se puede “legalizar un delito”.

Para los impulsores del proyecto, quedó la convicción que el tema está instalado en la sociedad y tarde o temprano se legislará en favor de la legalización. Incluso, el senador Miguel Pichetto citó en su discurso dos frases de pensadores europeos: “quienes vencieron no convencieron”, y “el futuro no les pertenece” a quienes votaron en contra.

Pichetto también apeló a la separación de la Iglesia de Estado, y criticó al presidente Mauricio Macri por no darle el impulso a la ley (lo acusó del fracaso), aunque valoró que haya habilitado el debate.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró que “si yo tuviera la certeza de que votando negativamente o rechazando la media sanción no habrá más abortos en Argentina, no tendría ninguna duda en levantar la mano. El problema es que este Cuerpo va a rechazar lo que viene de Diputados y van a seguir produciéndose los abortos”.

La senadora dijo que el problema del aborto “sucede en Argentina, estemos o no estemos de acuerdo”: “Hoy no estamos discutiendo ninguna propuesta. Estamos rechazando”.

“Si quieren saber quiénes me hicieron cambiar de opinión -reconoció la senadora- fueron las miles y miles de chicas que se volcaron a las calles. Verlas abordar la cuestión femenina, criticar pero también describir la realidad de una sociedad patriarcal, nos debe colocar a todos en un lugar distinto”.

Y fue más allá: “Vamos a tener que agregarle el feminismo a lo nacional y popular. Nacional, popular, democrático y feminista”.