La inflación interanual de junio llegó al 29,5%

(ADN), Según un informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores, el mes de junio tuvo la inflación más alta en dos años: alcanzó el 3,5%. En mayo del 2016 había llegado al 3,7%.

Si bien el gobierno nacional había fijado su meta de inflación para el 2018 en el 15%, desde diciembre de 2017 a junio de 2018 ascendió a 16,1%.

Un dato que demuestra el deterioro de los salarios reales es que entre noviembre de 2015 y junio de 2018 la pérdida fue del 9,1%. En el 2016 el salario cayó un 5%; tuvo una recuperación parcial de 3 puntos en el 2017, pero en junio de 2018 la pérdida interanual es de 4%.

El tarifazo en los servicios públicos y el costo de los alimentos (que en algunos productos registra subas superiores al 35% interanual) tuvo un efecto aún peor en los sectores de bajos recursos. En los deciles de más bajos recursos la inflación interanual superó ampliamente los 30 puntos, registrando picos de 31,8%.

En línea con una inflación que afecta más a los que menos tienen, el IET demostró que, desde noviembre del 2015 a la fecha, la diferencia de la inflación entre el decil más pudiente y el de menos recursos, fue de 27,5%, perjudicando a los sectores con menos recursos.

Hay servicios donde la inflación mensual registra subas de hasta 7,5 puntos, como el área de esparcimiento; de 5% en Salud; Transporte y Comunicaciones (4,3%).

Los Alimentos y Bebidas registraron un aumento de 4,1%. Sin embargo, hay rubros donde la suba escaló hasta el 8%, como las Verduras (8,3%) o los Aceites y grasas (7,9%). Las bebidas sin alcohol llegaron al 6,1%.

En junio el 51% de los 327 rubros relevados registró alzas mayores al 3%; mientras que el 71% de los rubros verificó subas superiores al 1,5%. Desde febrero de 2016 no se registraba una cifra así.

En sintonía con esta realidad, uno de los triunviros de la CGT, Héctor Daer, dijo que “una vez más el índice de la inflación de los trabajadores refleja las erráticas políticas del Gobierno, generando un enorme perjuicio al sector trabajador y a los sectores más vulnerables”.

Nicolás Trotta, Rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), analizó la información y concluyó que “el plan del Gobierno no parece tener horizonte y sólo demuestra agravar la situación económica del país. Presentaron el acuerdo con el FMI como una solución a nuestros problemas pero generaron mayor desconfianza en su gestión. La incesante inflación es una consecuencia de sus políticas fallidas”. El académico explicó: “Existe una exacerbación por el cuidado y control de los “gastos”, pero no existe debate alguno -ni serio ni incipiente- sobre cómo se generará para todos los argentinos y para todos los tiempos: riqueza, producción, trabajo y, por defecto, recaudación y superávit sustentable”.

Hugo Yasky, secretario general de la CTA de los Argentinos, afirmó, por su parte que “los números demuestran una línea de continuidad en el deterioro del ingreso de los trabajadores que se viene pronunciando. La inflación, con un acumulado que supera el 16 por ciento en seis meses, habla claramente de una inflación que va a estar arriba del 30% anual. Esto demuestra el fracaso de una política que nos llevó a saltar a los brazos del FMI”.

Para el Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH), Víctor Santa María, los datos hablan solos: “El informe es contundente. Refleja cuáles son los intereses del gobierno y a quiénes protegen. El 31,8% de inflación interanual para el decil de menores ingresos, es un fiel ejemplo de que el ajuste se está realizando en los sectores que menos tienen”. Santa María añadió: “Se habla de que el Estado debe ser como una familia Argentina, que gasta lo que produce. Pero lo que no se dice es que cualquier familia también se arma de una planificación familiar para que, en un futuro, pueda elevar la productividad del conjunto. Todo ello con otra salvedad: cuando se piensa en un proyecto familiar, éste involucra a todos. Y ésta dimensión de un proyecto colectivo es el que no se advierte hoy día en Argentina”.

Jubilados

La inflación interanual para este sector escaló hasta el 31,3%; mientras que la inflación mensual fue del 3,3%.

La principal razón del aumento que sufren los jubilados se da en el alza superior en ítems como la Salud (7,90% contra 3,96%) y los servicios públicos (5,55% en comparación con 2,90% de los asalariados); también los alimentos registraron subas superiores para los jubilados.

FUENTE: UMET-IET