Impulsan rechazo regional a políticas nacionales

(ADN).- Los legisladores Alejandro Palmieri y Facundo López criticaron el recorte a las asignaciones familiares e impulsan un rechazo institucional regional, no solo a ésta medida, sino también a otras que afectaron a la Patagonia, como los reembolsos a los puertos y aduanas y exención impositiva a los combustibles.

Los dirigentes de Juntos Somos Río Negro, enviaron un proyecto de comunicación solicitando que exprese su rechazo el Parlamento Patagónico, los legisladores provinciales y los representantes de la provincia en el Congreso.

“Esta decisión debe ser discutida y consensuada por las partes involucradas, que no puede salir solo de la necesidad que tiene el Poder Ejecutivo Nacional de reducir los montos que la ANSeS debe asignar a los trabajadores y que ya ha sido incluida presupuestariamente”, consideraron los legisladores.

Asimismo, Palmieri y López señalaron que “esta reducción vulnera los derechos de los trabajadores y afecta al normal desarrollo de las familias patagónicas, toda vez que este plus responde a una genuina necesidad que tienen aquellos que habitan zonas consideradas desfavorables por las distancias, el aislamiento y el mayor costo de vida que esto conlleva”.

Estas medidas “deben ser rechazadas institucionalmente”, remarcaron, por ello consideraron que la Legislatura de Río Negro, el Parlamento Patagónico y los representantes de la provincia en el Congreso deben rechazar ésta y otras decisiones y medidas del Poder Ejecutivo Nacional, que “redujeron beneficios en nuestra región patagónica, como la eliminación del reembolso adicional a las exportaciones desde los puertos y aduanas ubicados al sur del Río Colorado, la quita de exención impositiva a los combustibles, entre otras”.

Cabe recordar que el gobierno nacional actualizó los pisos y techos para cobrar asignaciones familiares -las que perciben por cada hijo los empleados en blanco y monotributistas- y eliminó también las diferencias por zonas geográficas, que beneficiaban a la Patagonia. El recorte abarca la asignación por hijo, prenatal y la ayuda escolar anual.

Esta actualización significa una reducción del monto de las asignaciones familiares en las provincias y distritos que contaban con un plus por zona desfavorable y afecta a los padres de más de 400.000 chicos que dejarán de cobrar poco más de 5.000 millones de pesos por año.

La eliminación de este derecho adquirido por los trabajadores perjudicará directamente a los grupos familiares (dos empleados en blanco con hijos) que hoy perciben ingresos hasta 94.786 pesos y cobran la asignación mensualmente. Desde el primero septiembre próximo solo la recibirán los grupos familiares que perciban en conjunto hasta 83.917 pesos.

Además, el integrante del grupo que tiene un salario máximo de 47.393 pesos y la recibe. Desde septiembre aquel que tuviera un ingreso superior a los 41.959 pesos ya no la recibirá más.

Por otra parte, los que hoy cobran entre 200 a 2.815 pesos. Cuando entre en vigencia la medida, el piso del salario mensual para acceder a las asignaciones familiares será de 2.816 pesos.

Los habitantes con hijos de las cuatro Zonas desfavorables que dividió la Anses y que hoy cobran un extra todos los meses, según la región del país. En la Patagonia y algunos departamentos provinciales del Norte reciben hoy entre 3.155 y 3.407 pesos por mes. Pero desde septiembre se igualará para abajo con el área metropolitana, el Litoral y el centro de la Argentina al “valor general”, que actualmente es de 1.578 pesos. O sea, perderán entre 1.577 y 1.829 pesos mensuales.

Datos del INDEC indican que en las provincias patagónicas los padres de 307.771 chicos reciben la asignación.

Los datos oficiales de pagos de asignación por hijo son: Tierra del Fuego: 24.980, Santa Cruz: 42.428, Chubut: 68.723, La Pampa: 28.743, Río Negro: 70.988, Neuquén: 71.909.