Otra vez, lo dejaron en offside al Gobernador

(ADN).- Es recurrente. Alberto Weretilneck paga costos políticos por los malos asesoramientos de sus funcionarios y allegados. En algunas ocasiones, incluso, hubo que retrotraer medias de gobierno anunciadas. Esta vez el furcio fue en Bariloche, en la reunión del Consejo Federal de las Mujeres.

El gobernador anunció, sentado junto a la directora Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, Marí Tuñez, que “en mayo nuestros legisladores adherirán a la Ley Nacional de Violencia contra la mujer”, una norma que ya está vigente en Río Negro desde 2011.

“El gobernador Weretilneck ignora que nuestra provincia ya está adherida a la ley” dijo la legisladora del Fg-FPV Carina Pita y dejó en offside al mandatario. “Estas declaraciones lo que dejan al desnudo; además de la falta de conocimiento, es la falta de intención política para trabajar desde el Estado provincial en acciones concretas y para la erradicación y prevención de las violencias contras las mujeres”, agregó.

La provincia de Río Negro adhirió a la norma nacional “de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”, que es un sistema integral para la prevención de la violencia de género, con la Ley propia número 4650, de la entonces legisladora provincial Silvia Horne.

El anuncio, además, se hace tiempo después de las reiteradas oportunidades en que el gobernador y sus legisladores se negaron a declarar la emergencia por la violencia de género, solicitada por bloques de la oposición.

A pesar de ello, Weretilneck indicó: “Nos ocupa en estos días el marco jurídico para la violencia de género en Río Negro. Nuestra Ley sólo implica la violencia intrafamiliar. En el 2017, tuvimos 5.600 denuncias y 1.900 este trimestre. Con éste marco perdemos puntillosidad y nuestro compromiso es que en la sesión de mayo vamos a sancionar la reglamentación y adhesión a la Ley Nacional 26.485 para tener una ley puntual de tratamiento a la violencia contra la mujer”.

Al trascender el anuncio, los legisladores de la oposición -que impulsaron la declaración de emergencia- le reprocharon la falta de información y consideraron que el gobernador “fue víctima de su propio oportunismo político”.