Tal vez, el gobierno necesitaría un cambio de aire (o varios)

Dato 1: Desde que Mauricio Macri es Presidente no se detuvo la transferencia de dólares al exterior. Dato 2: Desde que Mauricio Macri es Presidente, las empresas condicionaron la inversión nueva directa igual o más que en días de Cristina Fernández de Kirchner. Dato 3: Desde que Mauricio Macri es Presidente, la generación de empleo no fue una prioridad empresaria aún cuando mucho ayudaría al mandatario. ¿Quién ha defraudado más al Presidente, los sindicalistas o los empresarios? En tanto, Macri ha incumplido promesas porque o no supo o no quiso o no pudo. Es evidente que ha llegado el momento de replantearse un poco de todo, y a semejante menester intenta ayudar este ejercicio.

Por Rafael Guerschanike*.- Tal vez, el gobierno necesitaría un cambio de aire (o varios)”Tal vez, el gobierno necesitaría un cambio de aire en algunas áreas y el reordenamiento de un equipo, que aún en silencio, no alcanza a disimular las diferencias entre sus integrantes.”

El 38% de imagen positiva puede ser una buena o mala noticia. Con ese porcentaje la oposición estadounidense lo acusa a Donald Trump de ser el Presidente menos popular de la historia.

Sin embargo, algunos encuestadores nacionales, al descubrir la imagen positiva de Mauricio Macri en ese 38%, lo ubican como el líder de mejor imagen internacional, apenas por debajo de Emmanuel Macron. Tal como se verá, todo depende con el cristal con que se mire.

No obstante, la caída de imagen del gobierno, en forma independiente de los números y su interpretación, ha alentado a la oposición a intentar un frente competitivo para enfrentar al gobierno en las elecciones de 2019.

El incentivo que ha llevado a esa oposición es un informe económico confidencial en el cual se muestran las debilidades del programa económico, lo asocia a una dependencia financiera de préstamos internacionales, y con un presumible déficit fiscal complicado además porque la rebaja impositiva de Trump, encarecería las tasas de interés.

Esto es lo que hoy se evalúa en las caída de las cotizaciones en Wall Street, lo que provocaría que el gobierno busque una alternativa crediticia mas económica en el FMI y el Banco Mundial.

Sin embargo, esta alternativa presenta un costo que el gobierno ya ha comenzado a pagar, tal como saldar las deudas pendientes sobre reclamos en el tribunal arbitral Ciadi, del Banco Mundial, y aceptar las recomendaciones del Fondo Monetario: bajar las jubilaciones, salarios y planes sociales.

Según ese informe, esto llevaría al gobierno a un desgaste político, llegando debilitado al final de la campaña electoral 2019. El trabajo, elaborado por economistas justicialistas, propone un giro económico haciendo eje en el crecimiento del consumo local como incentivo para la llegada de inversiones, y ofreciendo un tipo de cambio mas competitivo, entre otros elementos.

Algunos funcionarios del área económica oficial creen haberse preparado para los nuevos tiempos financieros, anticipando este posible escenario. Sin embargo, igualmente, de no resultar una corrección temporaria de los activos -o sea, si se prolongara-, la evolución de los acontecimientos afectará el ingreso de inversiones directas.

Analizando este posible escenario, el gobierno ha tomado algunas medidas para mejorar su imagen, intentando hacerle devolver a un funcionario un bono ya cobrado a una entidad privada muy tradicional, o despedir a familiares de otro ministro empleados en el Estado a pedido de ese funcionario, u ofrecer una recompensa para la búsqueda del submarino -en la peregrina idea que algún particular tendrá la información que no tuvieron las armadas de USA y Rusia juntas-, o tratar de imponer una política de seguridad más dura. No obstante, resulta insuficiente, ‘a priori’, para mejorar su imagen pública.

A la vez, el gobierno ha abierto un frente con un sector del sindicalismo que fue su aliado, acción que también tiene sus costos. Ganar esta batalla implica darle más prebendas a los otros sindicalistas, que se ofrecen oficialistas, y así mantener dividida a la CGT.

El objetivo es exhibir un triunfo político marketinero, tal como le sucedió con los gobernadores. Es un juego que el peronismo conoce bien, y en el que se desenvuelve sin reglas. La reunión de aquellos que se juraron rencor eterno es una muestra del valor de sus compromisos.

El enfrentamiento con el sector camiones, bancario y maestros tal vez no tenga el apoyo masivo de los grandes sindicatos (comercio, construcción, metalúrgicos) pero… cuidado: una sociedad sin cajeros automáticos, sin clases y sin entrega de los productos agropecuarios -tal como sucedió, casualmente, en estos días- puede causar mas daños que una foto masiva de una plaza repleta de manifestantes.

Esa fotografía afectaría el humor de una sociedad que vive un verano prolongado, con cortes de luz a más de 100.000 hogares cuyos usuarios están pagando tarifas con 500% de aumento y promesas de más ajustes. Es necesario advertir que no hay ambiente propicio para seguir maltratando a una clase media que se pregunta, por ejemplo, si recibe mejores servicios de medicina prepaga luego de pagar un ajuste superior a la inflación (considerando el conmocionante caso de la periodista-legisladora porteña fallecida), o todo es igual que antes pero más caro.

Tal vez, el gobierno necesitaría un cambio de aire en algunas áreas y el reordenamiento de un equipo, que aún en silencio, no alcanza a disimular las diferencias entre sus integrantes.

Tal vez, el gobierno necesitaría buscar más en la microeconomía, elaborar respuestas para lo cotidiano, trabajar en soluciones a los créditos UVA antes que la decepción se transforme en enojo y no sólo con Federico Sturzenegger, su inventor. Hay que amortiguar los efectos no deseados del aumento de la inflación.

También se requiere bajar las expensas, que de la VTV se hagan cargos las aseguradoras -tal como sucede en otros países-, y no anular la reparación histórica a aquellos jubilados que no han aceptado la pérdida del poder adquisitivo.

Mientras, se reestructura el Estado con un programa a varios años de plazo, con retiros voluntarios y fusión de áreas, un trabajo nuevo que este gobierno no lo hizo durante sus 10 años de gestión en la Ciudad, durante los cuales aumentó la planta permanente y la planta transitoria, la presión impositiva y la deuda pública.

El nombramiento de un Defensor del Pueblo nacional creíble, prestigioso y apartidario ayudaría en ese camino, en especial siendo una obligación constitucional incumplida por la actual Administración.

Estas pequeñas correcciones en temas microeconómicos acercaría al gobierno a una clase media que lo apoyó y lo votó pero hoy se siente discriminada y alejada en forma paulatina.

A quienes creen que el aumento de los intereses y la corrección en la cotización de activos es sólo coyuntural hay que recordarles la existencia de otro grupo de analistas económicos internacionales, quienes afirman temer que haya concluido el ciclo de 10 años (2008/2018) de costo del dinero barato.

Los brujos de las antiguas tribus le hablaban a los dioses cuando veían un rayo, y creían que el trueno les contestaba sus pedidos. La ilusión acabó cuando se descubrió que la velocidad de la luz era mayor que la del sonido. En los años ’90, con la globalización, descubrimos que un terremoto financiero en Asia podía afectar a Sudamérica. Estos acontecimientos fueron potenciados por la tecnología: hoy basta con indicar un programa informático para que, en forma instántanea, pueda concretarse una operación o varias, realimentando la velocidad de la transferencia del dinero. En un país en el tope del ránking de vulnerabilidad, no es un dato menor.

* Funcionario, consultor y periodista de investigación.
Publicado en Urgente24