UnTER rechazó propuesta de “reconciliación” de Massot

“Con los años 70 hay que hacer como en Sudáfrica y llamar a la reconciliación”, manifestó días pasados el diputado nacional de Cambiemos, Nicolás Massot y de inmediato surgieron repudios a sus manifestaciones desde organismos de derechos humanos, sindicatos y sectores políticos.

La UnTER rechazó la propuesta de “reconciliación nacional” del legislador oficialista. Sostiene el gremio docente rionegrino que esta manifestación “tiene como objetivo de permitir la impunidad de los genocidas y sus cómplices civiles y religiosos, responsables de la desaparición, tortura y asesinato de 30.000 compañeros y el robo de más de 400 niños nacidos en cautiverio”.

La entidad sindical denunció “la política del olvido que pretende imponer el gobierno nacional, que libera a los represores, con la excusa de una falsa detención domiciliaria que le permite a Miguel Etchecolatz circular impune por Mar del Plata, mientras que existen en las cárceles presos políticos sin debido proceso, en prisión por el solo hecho de oponerse a las políticas de ajuste del macrismo”.

“No es casual que el planteo venga del integrante de la familia Massot, que fuera dueña del Diario Nueva Provincia de Bahía Blanca, cuyo director Vicente Massot y su ex secretario de redacción Mario Gabrielli acusados por crímenes de lesa humanidad, con documentación que prueba que formaron parte de una asociación ilícita que entregó a los obreros gráficos Henrique Heinrich y Miguel Angel Loyola, ex delegados del diario, secuestrados, torturados y asesinados en 1976”, señaló la UnTER.

Agregó que a la familia del diputado “se los responsabiliza de organizar la acción psicológica para ocultar los crímenes de la dictadura, publicaron noticias sobre falsos enfrentamientos, a partir del acceso a información secreta que entregaba a Massot, la Dirección de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, al punto que se llegó a publicar la lista de muertos en un enfrentamiento antes que éste sucediera”.

Recuerda tambièn que en el Juicio “Ejército” de Bahía Blanca se comprobó el accionar de La Nueva Provincia en la denominada “Masacre de la calle Catriel”, en la que fueran asesinados en septiembre de 1976, Juan Carlos Castillo, estudiante de Ingeniería en Petróleo en la Universidad del Comahue, Manuel Tarchitzky Lew, Físico nuclear egresado del Instituto Balseiro junto a Pablo Fornasari y Zulma Matzkin. Lo mismo que el asesinato de Fernando “Tito” Jara de Cipolletti, el 17 de diciembre de 1976.

Al día siguiente el titular de la Nueva Provincia indicaba: “Fue abatido ayer otro delincuente subversivo” detallando que se encontraba repartiendo panfletos, había intentado eludir a los tiros una patrulla militar en operaciones, en el acceso al barrio Palihue, exactamente igual que el informe presentado por el comando de la Subzona 51 de Bahía Blanca.