Scalesi contra el “apriete” de Macri y el “cambio” de Weretilneck

(ADN).- El secretario General de la UPCN, Juan Carlos Scalesi, cuestionó duramente el “cambio caprichoso” del gobernador Alberto Weretilneck sobre la reapertura de la discusión salarial este año, y pasar a marzo ese debate. Además, disparó contra el presidente Mauricio Macri a quien acusó de “apretar a las provincias”. “Piensa que tiene un cheque en blanco… y se equivoca”, aseguró.

Mediante un extenso comunicado, Scalesi tensó más la cuerda con la administración provincial “No podemos quedarnos de brazos cruzados esperando a que el gobierno nos llame recién en marzo para empezar a hablar de los salarios”.

“Desde la UPCN le reiteramos al gobernador la necesidad de reunirnos antes de fin de año”. “Le había parecido buena la propuesta de reunirnos –dijo el secretario general- no entendemos el ‘cambio caprichoso’ del gobernador que ahora que nos dice que discutiremos en marzo los salarios”.

“Nuestra propuesta no es antojadiza”, agregó el jefe sindical, aduciendo que “los salarios fueron seriamente perjudicados por la inflación que, en muchos de los productos básicos superaron con creces el 23%. Sin ir más lejos, los aumentos de las tarifas eléctricas, según lo consignó hoy el propio ministro Aranguren, superan en promedio el 40% entre diciembre y enero solamente y no se ajustarán a la inflación ni sus previsiones durante el año próximo”, argumentó.

Scalesi extendió el problema de discusión salarial al ámbito nacional ya que “el presidente Macri aprieta a las provincias para achicar a los Estados Provinciales, hasta ofrece créditos para retiros anticipados y en esta provincia ya hubo un retiro, el Decreto 7. Y ni el Gobierno anterior ni este le dieron una solución”, dijo. “El presidente está aprovechando el momento electoral que tuvo en octubre, pero se confunde si piensa que eso es un cheque en blanco, porque lo que tuvo es un voto prestado”, agregó Scalesi.

Desde hace un tiempo que la UPCN viene proponiendo al gobernador una reunión en la Mesa del Consejo de la Función Pública para poder tratar las necesidades de los trabajadores del Estado Provincial.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados esperando a que el gobierno nos llame recién en marzo para empezar a hablar de los salarios el aumento de la energía eléctrica, el gas, los combustibles hace que todo se encarezca y sobre todo en la Patagonia, alejada de los grandes centros de producción centrados en Buenos Aires”, planetó.

Además del marco de ‘previsibilidad’ que la UPCN planteó al gobernador en la misiva enviada hace un par de semanas, proponiendo un adelanto que los estatales puedan tener en su bolsillo ya en enero, el gremio considera que la inequidad respecto a los incrementos de otros poderes del Estado (por ejemplo los judiciales, que recibieron un 35% este año, considerando además que sus sueldos son ampliamente superiores a los de la administración) genera un malestar en todo el ámbito de la Administración Pública.

“El gobierno necesita de la paz social para gobernar, y los trabajadores del Poder Ejecutivo necesitamos que se nos tenga un poco más en cuenta –dijo Scalesi- no puede ser que todo lo ponga el trabajador. Necesitamos que el gobernador nos escuche, que abra posibilidades antes de fin de año, para empezar el siguiente con un panorama mejor”.

Por otro lado, teniendo en cuenta la suba del impuesto inmobiliario, el aumento descomunal de las tarifas, el combustible, los alimentos de la canasta básica o los gastos escolares -a los que los trabajadores deben hacer frente ya en el mes de febrero- la propuesta de adelanto de lo que se acuerde en marzo no es descabellada.

“Vemos que el gobierno provincial se ata muchas veces a lo que dice Nación, pero nosotros no somos Nación somos una provincia patagónica, con administración propia, somos parte de un país federal y deben tenerse en cuenta las particularidades de la región, agravada por el centralismo productivo que encarece el costo de vida en el interior”, abundó Scalesi.

En la carta enviada al gobernador también destacó durante el mandato anterior y el actual de Weretilneck, los aumentos salariales se acuerdan en marzo, incluso abril, y no se pagan con retroactividad a enero, por lo que, en estos mandatos se suman atrasos.

Los gremios de la producción, así como los gremios nacionales, acuerdan los aumentos salariales por los 12 meses y su normativa es de junio a junio de cada año, “aquí, este gobierno ‘nos come’ tres meses al año y eso debe ser tratado con urgencia”, dijo el secretario general.

“Le pedimos al gobernador que reconsidere nuevamente su postura, el tratamiento de un adelanto a cuenta para los trabajadores traería aunque sea un poco de tranquilidad a las familias”, subrayó Scalesi.

Y exhortó a que “los trabajadores no pueden ser siempre la variable de ajuste, el trabajo de los agentes del Estado es primordial en el funcionamiento administrativo de toda la provincia. El gobernador debe valorar ese trabajo que sostienen todos y cada uno de los compañeros estatales”.