Buscan limitar la venta paralela de chips telefónicos

(ADN).- En medio de la ola de inseguridad que vive San Antonio Oeste, ciudad que ya pidió al gobierno provincial la instalación de una Unidad Regional de la Policía, surgió la propuesta de prohibir la venta de tarjetas de telefonía celular fuera de los comercios oficiales.

La iniciativa corresponde al concejal del Frente para la Victoria, Fabrio Mirano, quien fundamentó su propuesta a partir de que “la comercialización libre es aprovechada por delincuentes para el accionar de hechos ilícitos como robos de equipos móviles y su posterior reventa”.

Por eso, el proyecto de ordenanza establece la prohibición de venta de tarjetas SIM prepagas (“chips”) en quioscos, minimercados y todos aquellos comercios que no revistan el carácter de agencias oficiales de las empresas de telefonía móvil autorizadas.

“La realidad muestra que basta una suma de dinero poco considerable sin importar que la persona que lo vende posea autorización, como así tampoco quien lo adquiere presente su identificación personal para acreditar quien será el usuario de este producto, a partir del cual se puede ser portador de una línea telefónica”, dijo. Y agregó que “el cambio constante de chips, sin identificación de usuarios, permite una variedad de modalidades delictivas, como la venta y el uso de celulares robados, o la utilización de identidades falsas que se asocian a otros delitos”.

La iniciativa dispone una multa por el incumplimiento de 10 USAM (Unidad de Sanción Municipal) y/o clausura de 10 días del local, más el decomiso de la mercadería en cuestión.