La defensa de Bernardi, pidió su absolución

(ADN).- La defensa de Juan Bernardi pidió hoy su absolución. El equipo liderado por Manuel Maza aseguró que “no hay certezas para condenar” al ex juez. Y se basó en una afirmación del Fiscal: “Hay solo hay migajas, y con eso no lo pueden condenar”.

El abogado reiteró su queja por las falta de precisiones en la acusación. Criticó el rol del fiscal de Instrucción, Juan Pedro Puntel, y el trabajo del (suspendido) juez penal Fabio Igoldi. Dijo que el hecho de acusación es uno solo y no se pudo probar. Y subrayó que en ningún momento del proceso se pudieron determinar el lugar y el tiempo en el que habrían ocurrido los acontecimiento denunciados, lo que dificulta el derecho de defensa.

“Estuvimos en juicios diferentes”, dijo Maza en relación al Fiscal de Cámara. Minutos antes, Hernán Trejo había realizado su alegato en el que pidió condenas efectivas de prisión para Bernardi y Julio Antueque.

La defensa alegó que de los 38 testigos, ninguno certificó que Bernardi mantuvo relaciones sexuales con la víctima. “Se hablo de miedo y vulnerabilidad, pero no hay cargo de prueba” dijo Maza. Incluso, trajo a la etapa oral la declaración que la víctima hizo en Cámara Gesell, para desvincularla de su defendido.

El alegato fue extenso. En uno de los pasajes el abogado miró al Tribunal y les dijo: “El Fiscal les tiró un junque para que ustedes lo hagan flotar”, en referencia a la “liviandad” de la causa y las pruebas. Pero valoró el rol de Trejo que “hizo una tarea titánica para mantener a flote una causa que hace agua por todos lados”.

“Si uno lee la acusación se da cuenta de las inexactitudes”, remarcó Maza. E insistió en que se atribuye a Bernardi en fecha no precisada haber sido quien en su domicilio habría mantenido relaciones sexuales en más de una oportunidad con la menor CT. Según su relato, nunca se pudo determinar el tiempo (imprecisamente se habla de un período de siete meses), ni el lugar.

Después hizo una valoración sobre la acusación: “La corrupción no es delito de tipo abierto. Y se entiende que su acción trastoca el normal desarrollo de la vida sexual de las personas con prácticas perversas”. “Ninguna de esas cosas está determinado”, aseguró.

Incluso, dijo que “el hecho así como está redactado, no es atípico” y recordó que la víctima tenía 17 años. Y que ejercía la prostitución. En ese sentido dijo que “el cliente no comete delito”, “sí el proxeneta”.

Maza evaluó que el tipo penal por el se acusa a Bernardi, va de 3 a 10 años de prisión. Y recordó la doctrina Zaffaroni (ex juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación) que dijo: “Entre el injusto y la pena debe haber un puente”. En ese sentido, recordó que existen posicionamientos judiciales que indican que las penas de corta duración no deben ser de cumplimiento efectivo. Incluso, que cuando el piso es bajo, se perfora para evitar el encarcelamiento porque va en sentido contrario de los pactos internacionales.

“Es tan huérfano el plantel probatorio, que descarto que será absuelto”, arriesgó Maza.

En su alegato, la defensa se encargó de cuestionar los testimonios que pasaron por la instancia oral aportados por la Fiscalía. “Todos los testimonios directos de las menores son coincidentes (desde el primer día) con que no hubo sexo en el asado”. “Y que CT fue una sola vez a la chacra”.

También aportó datos como una rinoscopía, copias del seguro de la camioneta de Bernardi y otras pruebas para desacreditar dichos de testigos sobre ingesta de drogas en la chacra del ex juex y peleas a los tiros con uno de los testigos, hoy pareja de la víctima.

También para poner en duda la veracidad de los testimonios que, en su mayoría, fueron indirectos.

“Que en Viedma hay prostitucion, sí. Que algunas personas que la ejercen son menores, sí. Con viejos, sí. Con Bernardi, no”, puntualizó Maza.

Después basó parte de su alegato en el testimonio en Cámara Gesell de LV: “habla del juez, pero no reconoció su nombre. Dijo que fueron a la chacra con Antueque porque el juez no estaba. Cuando tuvo que describirlo no mencionó su barba, dijo que su pelo era blanco, petiso y usaba traje”, recordó. “Dijo -siempre hablando del testimonio de la menor- que la chacra tenía una sola habitación, y la de Bernardi tiene dos”.

Maza descalificó ese testimonio y dijo que no advirtió miedo, sino nervios que podrían ser producto de “mentiras”. Y marcó varios errores.

El abogado recordó que Bernardi fue sobreseido en una causa imputado también por corrupción de menores por haber tenido relaciones sexuales con SM. Y se preguntó porqué Puntel e Igoldi no consideraron otros relatos (que se escucharon en el juicio) que vincularon a Bernardi con drogas y prostitución, como motivo suficiente para imputarlo o instruir una o varias causas.

Por último, recordó con que las menores declararon en el marco de las cuatro causas abiertas por corrupción de menores, y especuló con que algunas se pudieron haber confundido, y avanzó en nombres y descripciones físicas correspondientes a otros acusados.