Cada 30 horas muere una mujer en el país por violencia de género

Buenos Aires.- El Defensor del Pueblo de la Nación, a cargo de su secretario general Carlos Haquim, a través de la Oficina de Género y Niñez, propuso investigar sobre la implementación de determinadas políticas públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, conforme lo previsto por la Ley 26.485.

Se realizó una reunión con Fabiana Tuñez, coordinadora general ejecutiva de la ONG “La Casa del Encuentro” que trabaja en la temática de la violencia de género desde el 2003, y se informó que “a pesar de no contar con un registro oficial de casos de violencia y femicidio, el año pasado en Argentina se cometieron 277 femicidios, por lo tanto se puede deducir que en nuestro país cada 31 horas muere una mujer por violencia de género”.

El Defensor estima necesario iniciar una actuación de oficio y una investigación, para lo cual se solicitaron informes al Consejo Nacional de las Mujeres (dependiente del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Presidencia de la Nación) y al INDEC, con el fin de saber por qué no se ha implementado el Registro Único de casos de violencia contra la mujer en todo el territorio nacional, siendo que en 2012 se firmó un convenio entre las dos Instituciones para crearlo conjuntamente.

Sobre la puesta en común de los trabajos de cada Institución manifestó que “El Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) no ha elaborado el Plan Nacional de Acción para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres (Art. 9 de la mencionada Ley). No se cuenta con cifras oficiales sobre los casos de femicidio y eso se debe a la falta de creación, por parte del CNM, del “Observatorio de la Violencia contra las Mujeres”.

Agrega que “No se cuenta con los refugios necesarios para atender a las víctimas cuando su vida corre peligro. No se han implementado en todas las provincias servicios gratuitos de patrocinio jurídico ni de asistencia social y psicológica para las mujeres víctimas de violencia. En todas las provincias, es distinto el acceso de las mujeres al botón anti-pánico”.